Es probable que Bush extienda financiamiento
anti-drogas

http://hoy.com.do/image/article/35/460x390/0/64489FC3-B304-492F-A7D2-D0982308B191.jpeg

POR ANDY WEBB-VIDAL
Financial Times
CARTAGENA, COLOMBIA.- Se esperaba que el presidente Geroge W. Bush respalde el año próximo una extensión del Plan Colombia, el programa militar de Estados Unidos y el programa de ayuda contra el narcotráfico, durante una rápida cumbre ayer con su homólogo colombiano Álvaro Uribe. 

El señor Bush llegó a Cartagena de Indias, un antigua ciudad colonial española en la costa del Caribe colombiano, poco antes del mediodía, en medio de la mayor operación de seguridad del país para un dignatario extranjero.

Cerca de 15,000 soldados y personal de seguridad fueron desplegados para evitar cualquier amenaza a la seguridad. Helicópteros “Black Hawk” y “jets” de combate patrullaron los cielos de la ciudad, mientras dos submarinos vigilaban el puerto, por lo general animado, pero hoy silencioso.

La cumbre, durante el primer viaje al extranjero del señor Bush desde la reelección, ha dado pie a indicaciones de que una mayor atención a América Latina pudiera formar parte importante de la política exterior estadounidense durante el segundo periodo del presidente en el cargo, a pesar de la continua inestabilidad en Irak y otros lugares del mundo árabe.

Desde que el señor Bush fuera electo pro primer vez en 2000, América Latina ha sufrido un cambio político importante, con varios países que eligieron gobiernos de tendencia izquierdista que rechazan la política norteamericana, en particular en lo relativo al comercio.

El señor Uribe es el aliado más cercano del señor Bush en la región, y comparte el enfoque del líder de EEUU sobre la “guerra al terrorismo”. Según el Plan Colombia, el país se ha convertido en el mayor receptor de ayuda militar de EEUU fuera del Oriente Medio. Sin embargo, el programa, que ha hecho llegar unos US$3 millardos a Colombia en los últimos cinco años, expira en 2005, y Colombia espera que la ayude continúe. El mandato del señor Uribe se extiende hasta el 2006 y podría resultar reelecto.

Desde su llegada al poder hace dos años, el popular señor Uribe ha seguido una línea dura contra los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el ejército guerrillero más antiguo y feroz de América Latina. Los secuestros por rescates y otros incidentes terroristas han descendido significativamente en número bajo su fuerte liderazgo, mientras que la Policía y el Ejército han logrado infiltrar la industria de la droga. Colombia produce la mayor parte de la cocaína mundial.

No obstante, la mayoría de los analistas están de acuerdo en que el gobierno del señor Uribe tiene pocas posibilidades de terminar con las FARC o de obligar a las guerrillas a acudir a la mesa de negociaciones, a menos que continúe la ayuda militar de EEUU.

Una continuación del plan, que se menciona como Plan Colombia II, se ha estado analizando sin compromisos entre los gobiernos de EEUU y Colombia, aunque un programa de esa naturaleza requería de la aprobación del congreso de EEUU.

Tanto los funcionarios colombianos como los norteamericanos dicen que es probable que una segunda fase del Plan Colombia incluyera más ayuda para una etapa posterior al conflicto, como programas para permitir la reintegración a la vida civil de los combatientes desmovilizados y la limpieza de los campos minados.

TRADUCCION: IVAN PEREZ CARRION