Es real lucha entre líderes

POR ROSA ALCANTARA
En una lucha no declarada, pero exteriorizada por el proselitismo de sus parciales en procura de la candidatura presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el presidente Leonel Fernández y el ex secretario de la Presidencia, Danilo Medina se disputan el control de la organización y del poder político, creando incertidumbre dentro y fuera de la entidad oficialista.

Aunque el presidente Fernández no ha dicho públicamente que buscará su repostulación, ha apresurado el paso con la conformación de un equipo de funcionarios y dirigentes del PLD para que inicie el contacto con los peledeístas de todo el país.

 La acción del presidente del partido oficialista se produce una vez Danilo Medina renunciara como secretario de la Presidencia y anunciara que recorrerá todas las provincias y municipios para consultar a la dirigencia y militancia peledeístas respecto a su posible búsqueda de la candidatura presidencial.

El jefe de Estado parecería haber tomado la decisión de activar sus intenciones reeleccionistas consciente de que para ser candidato presidencial se debe ganar adentro, es decir en un proceso interno en el que la totalidad de los integrantes del PLD se someta a una votación secreta y universal.

Según analistas políticos el presidente Fernández es el líder del PLD y es el político más popular del país, mientras Medina es el gran armador, el estratega y el que controla las estructuras peledeístas.

Todas las encuestas estarían colocando a Fernández en una posición privilegiada frente a los dirigentes de su partido y de las demás instituciones políticas del país.

Por esa realidad consideran que Fernández y Medina se complementan, se necesitan uno y otro para poder obtener resultados electorales exitosos como los alcanzados en las elecciones congresuales y municipales del 2006. Advierten que si no llegan a acuerdos para evitar las confrontaciones, ambos saldrían afectados, así como el partido y el gobierno.

Al parecer Medina, quien fue candidato presidencial del PLD en el 2000 frente a Hipólito Mejía, está renuente a ceder en sus aspiraciones presidenciales. Sus pronunciamientos públicos así lo evidencian. En Santiago se declaró opuesto a la reelección del presidente Fernández y dijo que creía en la alternabilidad y advierte que si el mandatario logra imponer a sangre y fuego su repostulación los funcionarios del gobierno harían uso de los recursos del Estado.

Medina no se detiene, ayer encabezó una reunión por cerca de tres horas a puerta cerrada en el hotel Clarión con 57 diputados y 11 senadores peledeístas que apoyan sus aspiraciones a candidato presidencial. De acuerdo a uno de los legisladores presentes, la reunión fue para diseñar estrategias a seguir de cara a las elecciones internas que celebrará el PLD.

La diputada peledeísta presente en la reunión, Isabel Bonilla, dijo que la misma fue para que Medina se sintiera con el respaldo de los dirigentes del PLD que son legisladores. “Vamos a asumir su proyecto en las respectivas comunidades que representamos porque entendemos que el partido debe reivindicarle la oportunidad a un compañero que ha dado mucho de sí, de su sapiencia y de su dedicación a construir la victoria del PLD y que éste es su turno, bien ganado”.

Otro legislador dijo que Medina está lanzado a candidato presidencial del PLD. “Entonces todos los senadores que estamos con él estaban recibiendo su orientación”.

A Medina se le atribuye tener el control de la mayoría de los diputados, senadores, así como de funcionarios de los ayuntamientos peledeístas.

De acuerdo a fuentes palaciegas el ex secretario de la Presidencia, mientras ocupó esa posición ejerció mucho poder otorgado por el presidente Fernández. Se le atribuye armar las boletas ganadoras del PLD en las pasadas elecciones, así como recomendar al jefe de Estado importantes puestos para funcionarios, entre ellos los gobernadores.

Analistas políticos señalan que la mayoría de los candidatos a cargos congresuales y municipales del PLD resultó triunfante el pasado 16 de mayo no porque eran populares sino porque el partido como organización política estaba fuerte y el presidente con su gran liderazgo salió a hacer campaña y traspasó su popularidad a favor de ellos.

Francisco Javier García, a quien se le señalaba cercano a Medina, es hoy uno de los principales defensores de la reelección del mandatario. Considera que Fernández es quien garantiza que el PLD continúe en el poder más allá del 2008. Informó que el equipo que encabeza hace un levantamiento en todas las provincias y municipios del país para iniciar el proceso de consultas y visitas a los peledeístas.

Luis Inchausti, que antes respondía a las líneas políticas de Medina, hoy día está “tirado” a la calle del medio haciendo campaña a favor del presidente Fernández.

Las acciones de los seguidores del presidente Fernández y Medina han encontrado rechazo a lo interno del PLD.

El secretario general del PLD y presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, así como los también integrantes del Comité Político peledeísta, José Joaquín Bidó Medina, César Pina Toribio y Temístocles Montás, propusieron a ese organismo mediar en las posiciones contradictorias y someter el proceso de selección de candidaturas a los controles institucionales y éticos necesarios para evitar una división en esa organización. En esos términos se han pronunciado otros altos dirigentes del PLD, entre ellos Miguel Cocco y Félix Bautista, ambos integrantes del Comité Central.

De acuerdo a los estatutos del PLD, Fernández como presidente de la organización, es el vocero oficial del Partido y es quien supervisa la aplicación de las líneas estratégicas trazadas por la organización, mientras Pared Pérez, secretario general es quien coordina al Comité Central y al Comité Político y ostenta la representación de la organización por delegación presidencial.

Varias reuniones del CP han sido suspendidas y sólo se llevarían a cabo  cuando el presidente Fernández lo entienda conveniente y coordine con Pared Pérez para su convocatoria.

Según una fuente el presidente Fernández no tiene las de perder en el CP puesto que de los 25 integrantes del organismo por lo menos 17 están de acuerdo con su repostulación.

Integran el organismo, además del mandatario y Pared Pérez, otras figuras del gobierno como el vicepresidente de la República, Rafael Alburquerque; Montás, Radhamés Segura, el propio Danilo Medina, Francisco Javier García, la senadora Cristina Lizardo, Alma Fernández, Norge Botello, Euclides Gutiérrez, Franklin Almeyda, José Joaquín Bidó Medina, José Ramón Fadul, Ramón Ventura Camejo, Alejandrina Germán, Félix Jiménez, Lidio Cadet, José Tomás Pérez, Bautista Rojas Gómez, Radhamés Caamacho, Pina Toribio, Montás y Carlos Amarante Baret.

El CP, si se reúne tiene facultad para conocer la situación por la que atraviesa la organización, escoger una comisión organizadora de las elecciones internas y fijar fecha para dejar la campaña abierta para la selección del candidato presidencial. También convocaría al Comité Central para que el 33% de sus miembros mediante el voto secreto y universal escoja a los precandidatos presidenciales. Luego el PLD escogería a su candidato en unas elecciones internas con la participación de todos sus integrantes.