Escasez de dólares y la posición del Ministro de Economía

Ramón Nuñez Ramírez

En las últimas semanas hemos escuchado la queja mediática de ciertos dirigentes empresariales alegando que hay escasez de dólares, que hay un mercado negro, sin embargo las cifras sobre el ingreso de divisas, las operaciones cambiarias comparadas entre los dos primeros meses de este año y el pasado no reflejan en absoluto una caída en la oferta de dólares o la necesidad de dejar deslizar el tipo de cambio, para que supuestamente haya dólares para satisfacer la demanda, como ha planteado el Ministro de Economía.
Una de las causas de la supuesta escasez de dólares podría ser una caída en el ingreso de divisas, sin embargo si revisamos las cifras de los “Resultados Preliminares de la Economía Dominicana Enero-Diciembre 2016”, publicado por el Banco Central, encontramos que las exportaciones totales aumentaron en US$US325.7 millones (3.5%), los ingresos por turismo en US$605.7 millones (9.9%), las remesas familiares en US$300.8 millones, la inversión extranjera directa aumentó en US$371.5 millones (16.7%), mientras las importaciones totales crecieron en US$520.7 millones (3.1%) y la factura petrolera se redujo en US$216.7 millones (-8.6%).
Esos resultados explica que el déficit en cuenta corriente fue de apenas 1.5% del PIB (US$1,065.5 millones), el más bajo en la última década, y que el resultado global de la Balanza de Pagos fuera positivo y se reflejó en un aumento de las Reservas Internacionales Netas en US$851.6 millones (16.4%), situándose en el nivel récord de US$6,046.7 millones. El ingreso de divisas aumentó el pasado año.
También es interesante el dato de las operaciones cambiarias en los dos primeros meses de este año en comparación a los del año anterior. En enero de 2016 las ventas netas de dólares (excluyendo las operaciones de compra y venta entre las entidades financieras) fueron de US$1,544.1 millones, mientras en enero de 2017 fueron de US$1,856.3 millones, un aumento de 20.2%. En enero de 2016 las ventas diarias promedio de dólares fueron de US$90.8 millones, en enero 2017 fueron de US$97.7 millones. En febrero de 2016 las ventas netas fueron de US$1,910.4 millones, mientras en febrero de 2017 fueron de US$1,816.5 millones, una reducción de 4.91%.
Cuando se suman ambos meses, las ventas promedio diario en 2016 fueron de US$90.90 millones, mientras en enero-febrero de este año fueron de US$96.65 millones. La oferta de divisas no se ha desplomado, al contrario, se vendieron más dólares los dos primeros meses de este año en relación al pasado.
Otro elemento que podría explicar un aumento de la demanda de dólares sería un exceso de liquidez en pesos, sin embargo la base monetaria restringida y los billetes emitidos al 17 de marzo de este año son menores a diciembre de 2016 y hasta diciembre de 2015.
Realmente lo que se ha producido es un aumento atípico de la demanda y es correcta la observación del Gobernador Valdez Albizu de que ese aumento de la demanda se debe a un tema de expectativas ante la incertidumbre sobre las políticas comerciales y migratorias de nuestro principal socio comercial, y ciertos agentes económicos se están protegiendo tratando de comprar para necesidades a futuro, olvidando que la estabilidad de los precios y el tipo de cambio está garantizado en la presente administración.
Lo inexplicable es que en medio de esta situación, que el BC la está afrontando exitosamente con inyecciones de dólares, el Ministro de Economía, Planificación y Desarrollo se destapó diciendo: “obviamente, lo correcto es dejar el mercado totalmente libre. Esa es la solución”. ¿Acaso el Ministro no sabe que este es un mercado oligopólico controlado por cuatro o cinco mayoristas? ¿Acaso no sabe el Ministro que el sistema de libre flotación administrado ha permitido la estabilidad relativa del tipo de cambio en los últimos trece años? ¿Acaso el Ministro de Economía no sabe que un deslizamiento libre del tipo de cambio afecta las metas de inflación, las metas presupuestarias, encarece el costo de los bienes y afecta a los más pobres?

Parece que alguien en esta administración no está tocando la misma partitura del Presidente de la República y del resto del equipo económico.