Escasez de vacunas aumentará bajas

WASHINGTON (EFE).- La escasez de vacuna antigripal en Estados Unidos aumentará las bajas por enfermedad y causará pérdidas multimillonarias, según expertos, mientras el gobierno busca resolver un problema cada vez más presente en la campaña electoral.

   Ron Goetzel, profesor de salud pública de la Universidad de Cornell, dijo hoy a EFE que cada año más del once por ciento de los trabajadores se enferman de dolencias respiratorias como la gripe, por lo que pierden entre dos y 42 días de trabajo.

   “La escasez de vacuna hará que enfermen más y por tanto se notará en la productividad, no hay duda”, recalcó Goetzel.

   Algunos expertos han calculado que las empresas podrían perder alrededor de 20.000 millones de dólares en productividad por la gripe, informó hoy el diario “The Wall Street Journal”.

   Lo cierto es que la falta de vacunas dejará sin inmunización a la mayoría de la fuerza laboral del país, ya que los médicos sólo tienen permiso para vacunar a mayores de 65 años, a niños menores de dos y enfermos crónicos.

   En un año normal, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de EEUU calculaban que las empresas perdían 12.000 millones por catarros y gripes, una cantidad que, según los expertos podría casi duplicarse este año.

   La directora de los CDC, Julie Gerberding, ya pidió la semana pasada que los trabajadores que se enfermen de gripe no acudan a su puesto de trabajo para evitar más contagios.

   La enfermedad es muy contagiosa sobre todo en las primeras 72 horas, por lo que “es mejor que (los enfermos) se queden en casa”, dijo.

   Los empresarios piden también a los enfermos que se queden en casa, pues económicamente es preferible un trabajador indispuesto a toda la plantilla infectada.

   De nuevo hoy la gripe bajó al ring político. El congresista demócrata por California Henry Waxman acusó, en una rueda de prensa telefónica, a la administración del presidente George W. Bush de desatender “tres años de avisos de serias deficiencias” en el suministro de vacunas.

   Waxman calificó la situación actual -largas colas en todo el país para conseguirlas y vacunas que se venden hasta diez veces más caras de su precio habitual- de “crisis sanitaria”, contradiciendo a la administración Bush, que ayer negó la existencia de tal situación.

   La campaña de Bush dice que la falta de vacunas se debe a que las empresas no lo encuentran rentable por miedo a ser demandadas y culpó a los demócratas de no proponer nada contra los juicios al sistema médico.

   Por otra parte, el ministro de Sanidad canadiense, Ujjal Dosanjh, dijo hoy que es probable que Canadá pueda compartir su superávit de vacunas con EEUU, pero advirtió de que no es una cantidad suficiente para compensar la falta de vacunas que padece el sistema sanitario.