Escribirá una novela sobre familia Colón

http://hoy.com.do/image/article/417/460x390/0/BE6C4FAE-D3E8-4CA3-AE03-BBA45FA14B67.jpeg

Cuando en 1988, Èrik Orsenna recibe el mayor premio literario de Francia “Le Prix Goncourt”, los cafés parisinos se manifestaron con asombro, pues el filósofo de moda de aquellos años Bernard Henri Lèvy tuvo que aceptar la derrota a pesar de sus seguidores que querían que venciera un estilo, un glamour, más que un contenido y una innovación.

Desde entonces, Èrik Orsenna ganó el corazón y la inteligencia de muchos franceses que leyeron en su obra mayor “La exposición colonial” la mejor manera de pertenecer a una nueva corriente literaria, a una literatura en la que la anécdota y la historia se unen para evocar con el escritor-narrador momentos y aventuras humanas que hacen del testimonio individual una gran complicidad colectiva. La capacidad de contar, de narrar y de fabular de este escritor es lo primero que nos impactó en nuestra juventud cuando desde ya en su novela “Loyola´s Blues” penetraba el mundo extraordinario de los colegios de provincias de la post-guerra, realzando con picaresco estilo los entretejidos de la vida colegial.

Con este escritor ocurre que no nos podemos mantener ajenos a su personalidad. Es un intransigente trabajador del conocimiento, su formación superior universitaria toma fuerza a través de  sus altos estudios de ciencias políticas, filosofía y economía, por lo que pertenece a la gran tradición francesa de los sabios, filósofos y humanistas, pero también, de los científicos, que desde la época de Diderot no dejan de pensar, que si bien la maquinaria es un sistema, valor tiene medir los peligros y los riesgos de esa misma maquinaria.

Hemos tenido la excepcional oportunidad de recibir recientemente a Èrik Orsenna, en la Sala de Conferencias de la Alianza Francesa de Santo Domingo. Sí, allí acudió toda la comunidad francesa y francófona de la capital donde se dieron cita y disfrutaron de este intelectual. Nos maravilló ver la capacidad mediática de comunicación del mismo frente a la juventud, a quienes entregó con esmero pedagógico sus conocimientos y experiencias en torno a la preservación del planeta y a los riesgos que la amenazan y los temas ambientales que tanto le apasionan.

 Intervino ampliamente con el tema del agua, explicando a través de sus múltiples vivencias la vuelta al planeta que ha dado en su periplo por China, Corea, Armenia, Arabia Saudita, Brasil,  África, lugares donde pudo observar, analizar y empaparse de la diversidad de condiciones, de abastecimientos, de utilización y de explotación que el agua tiene desde la cuna de las civilizaciones hasta las proyecciones más científicas y actuales.

Abundó, nutrido de múltiples situaciones  y  experiencias,  que el agua es  el elemento de mayor  necesidad  para  la humanidad  y que  mueve intereses y  peligros  incalculables. Todas  estas  experiencias  están  reunidas en su libro “De  l´ eau”.

Es interesante resaltar que si algo caracteriza a  Orsenna, es  su  amplio  campo de interés  y de investigación, totalmente  apasionado  por  los  océanos, a los que ha  viajado en vela por  los mares  más amenazantes del planeta hasta vencer  con los campeones de velismo  más  famosos de Francia, olas de  tres a seis  metros…

Mundialista convencido, se implica  constantemente con la diversidad  de la humanidad  y no  teme  viajar al país  más remoto, para  darse cuenta de la realidad del  mundo y tomar  la  voz de la justicia y la verdad cuantas veces  haga  falta o lo considere necesario. Le  encanta  buscar a través de las  historias de las  familias  todo  aquello  que  tenga  que ver  con la Gran  Historia. Una prospección  e investigación sobre  su propia familia le hicieron  encontrar  huellas de descendencia  en el  Caribe, donde nos dice  tiene un bisabuelo  cubano y  probablemente  alguna descendencia  por  confirmar  entre  Haití  y  República  Dominicana. Por  esta  razón,  la  cena  que durante su visita le organizara Funglode, donde le acompañamos: Marcio  Veloz  Maggiolo, Juan  Daniel  Balcácer  y  Frank Moya Pons  y quien suscribe,  le permitió asistir a un gran encuentro entre estos  intelectuales dominicanos, historiadores y escritores, quienes con  calidez  y  generosidad  intercambiaron  con  Orsenna, sobre  los  mitos  y  leyendas  de la  historia  dominicana,  sobre  todo, lo  que gira  alrededor  de  Cristóbal  Colón  y de su hermano Diego.

El  escritor  galo aprendió en poco tiempo toda la gracia y simbolismo del “fucu” o fukú que tanto respetan los dominicanos, pero también,  toda  la  sabiduría  popular dominicana  en torno  a sus  mitos  y  leyendas, así como la  complicidad entre  lo real  y lo mágico; aspectos  que maravillaron  al  intelectual y que  siguió midiendo  con  el experto intelectual don Marcio  Veloz  Maggiolo  durante  varias  horas, y es  que los dos  hombres tienen  tela  suficiente  que  cortar  en cuanto  a la fabulación  y a la narración de la  historia  colonial. Contaba  Orsenna,  que después de su encuentro con Veloz Maggiolo y su visita  al Alcázar  de  Colón y su llegada a las habitaciones de  María de  Toledo, no  podía  irse sin  buscar la forma  de hablar  con  el  Almirante… intentó  hacer la cita, pero de manera jocosa y con los dedos cruzados, agregó: esta vez  no se pudo…

Es  obvio  que  Orsenna  es una  suerte  de mezcla  apasionante  del aventurero y navegante  del   Renacimiento, del ilustrado filósofo del  Siglo de las Luces, del pensador libre y laico  del siglo pasado, abrazado  a todos  los desafíos de innovación  y renovación de la  humanidad. Hombre de  ayer  y del  futuro, nunca  dejó de  ser un  sincero  profesor  de leyes  con grado de magistrado, perteneciente  hoy  al  Consejo de  Estado, estimado  y respetado  por  el mundo político,  tanto de la oposición  como del poder francés. Durante los años 80, trabajó  en el  Palacio  Presidencial como Consejero  Especial del  Presidente  Mittérrand, en  asuntos  culturales  y de  sociedad, ejerciendo  también, su  talento  diplomático  y negociador  por la estabilidad  democrática en  África.

El encuentro  público  con este  gran intelectual de nuestro  siglo ha sido un  acierto y un regalo de la  Alianza  Francesa de  Santo  Domingo  que ha permitido  a más de 250  personas  compartir  con  un escritor  la gestación  y  la inquietud  de su  próxima  novela que  tendrá  por trasfondo muy relacionados a los hermanos Colón, antes del segundo viaje y algo  después, promete una novela, que tendremos la oportunidad  de recibir en menos de un año.

Zoom

ZOOM

Una vida literaria

Érik Orsenna (París, 1947) es un novelista francés, miembro de la Academia Francesa desde 1998. Estudió filosofía, ciencias políticas y economía en la Universidad Económica de Londres (London School of Economics). Fue colaborador de François Mitterrand.

Novelas

• 1974: “Loyola’s Blues”

• 1977: “La Vie comme à Lausanne”

• 1988: “L’Exposition coloniale (La exposición colonial)”

1988 (en Francia), y 2000 en España publica (Tusquets) “Después de tantos años” (la novela que nos cuenta una relación de amor mantenida durante muchos años, a pesar de que ella está casada y no abandonará a su marido y que eso impedirá que los amantes puedan verse con naturalidad. Una historia de amor alejada de los planteamientos de las novelas rosa que mantienen una mujer inteligente y cosmopolita y un hombre, botánico, que también estaba casado cuando se enamoró en cuanto la vio entrar con sus tres hijos en un museo natural un frío día de invierno).

• 1993: “Grand amour”

• 1996: “Histoire du monde en neuf guitares”

• 1997: “Deux étés”

• 1998: “Longtemps”

• 2003: “Madame Bâ (Señora Bâ)”