Escritor Jorge Zepeda afirma estar decepcionado por fuga del “Chapo”

El Chapo Guzmán. Archivo
El Chapo Guzmán. Archivo

Panamá. El escritor y novelista mexicano Jorge Zepeda Patterson afirmó hoy en Panamá que para él fue “muy decepcionante” que el Estado en su país no pudiera impedir la fuga del capo del narcotráfico “más longevo del mundo” Joaquín “El Chapo” Guzmán.

“Fue brutal, fue sorpresivo y muy decepcionante saber que, incluso, en esto que era algo tan puntual el Estado mexicano no pudo conseguir su objetivo” de mantener tras la rejas al jefe del cártel de Sinaloa, dijo a Efe Zepeda, que participa en la XI Feria Internacional del Libro (FIL) de Panamá.

Recordó, en ese sentido, que el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, había dicho que “no escaparía ‘El Chapo’, por lo que su Gobierno quedó en el absoluto ridículo frente a lo que sucedió”.

Aún así, Zepeda (Mazatlán, 1952) indicó que sería “excesivo” considerar que Guzmán tenga secuestrado al Estado mexicano y pensar que por eso “esté en un lugar visible, tolerado y rodeado de protección”, porque, en realidad, añadió, “él vive a salto de mata”.

Pero es cierto, según el novelista, que la capacidad de ‘El Chapo’ de “corrupción, de penetración de autoridades policíacas y algunas políticas le han permitido sobrevivir”.

“Es el capo más longevo en la historia del narcotráfico mundial en realidad, con casi 20 años de liderazgo en una profesión que suele ser muy accidentada y efímera”, apuntó el autor de “Milena o el fémur más bello del mundo”, Premio Planeta 2014.

“Y eso se debe -agregó- no a que haya comprado al Estado mexicano, sino que ha sabido corromper las instancias que le son fundamentales para mantenerse un paso adelante de sus captores, y cuando lo han aprehendido ha encontrado, como se sabe, la manera de evadirse”.

Tras ser detenido en 1993 y condenado por su largo historial criminal, el 19 de enero de 2001, cuando sólo le restaban siete meses de condena, “El Chapo” se fugó de la prisión de Puente Grande, en el estado occidental de Jalisco, a bordo de un camión de limpieza gracias a la ayuda prestada por algunos funcionarios del penal.

Fue capturado de nuevo el 22 de febrero de 2014, pero el pasado 11 de julio se escapó a través de un túnel de 1,5 kilómetros desde su celda del penal Altiplano I, en el Estado de México (centro del país), hasta una casa a medio construir fuera de la cárcel en una acción en la que tuvo que contar con la complicidad de los guardias.

A pesar de la fuga del capo del cártel de Sinaloa y de otras situaciones y problemas sociales, Zepeda no piensa que México corra el peligro de convertirse en un Estado fallido.

Zepeda, también director del diario digital Sinembargo.mx reconoció que en su país hay “bolsones” del territorio “sobre los que se ha perdido el control o donde los poderes salvajes logran imponerse”.   Pero el escritor dijo que “ni de lejos” puede pensarse eso porque “México es la decimotercera economía del mundo, con una población de 120 y tantos millones”.

“No es que México viva en un caos permanente, no es un Estado fallido en ninguno de estos sentidos pues hay instituciones que funcionan o no”, remarcó.

Aún así, reconoció que “sí es cierto se ha abierto una brecha en ciertas zonas de la vida social del territorio que escapan al control del Estado”, lo que hace, expresó, que todo este asunto aparezca como un “fenómeno complejo” de su país.

Agregó, en ese sentido, que “más que héroes” para salvar a México de esta situación se requiere que “los ciudadanos entendiesen que la solución es un tema de todos y no solo de la autoridad, que son mucho más responsables pero en última instancia no se puede depender de ellos”.

“No podemos cifrarnos las esperanzas en que hay que encontrar el candidato correcto, al político honesto que va a cambiar las cosas, porque en efecto nunca sucederá desde arriba”, remarcó Zepeda, también economista.

Guatemala es el país invitado en la XI Feria Internacional del Libro (FIL) de Panamá, que comenzó el martes y culminará el próximo domingo con una muestra de más de 100.000 títulos de 65 casas editoriales.