“Ese es mi orgullo” Doña Eufemia Reyes se desvive por su hijo Gabriel

Doña Eufemia Reyes

Si alguien sabe lo que es sentirse orgullosa, esa es la señora Eufemia Reyes, la madre del taekwondoista dominicano Gabriel Mercedes.

Y cómo no, si la progenitora del peleador que muchos llaman Gaby ha visto como su vástago pasó de ser limpiabotas a cobrador de guaguas y a sin quizás el mejor atleta desarrollado en territorio dominicano de toda la historia.

“Ese es mi orgullo. Su carrera ha sido todo un éxito y él me ha dado mucha alegría”, dice la señora Reyes a redactores del Hoy.

Tres veces campeón panamericano, tres veces campeón centroamericano y subcampeón olímpico son algunos de los logros que ha conseguido el nativo de Monte Plata, uno de cinco hijos de doña Eufemia, a lo largo de una carrera deportiva que se inició con los Juegos Centroamericanos de Maracaibo en 1998.

“Hay dos momentos importantes que siempre recuerdo de su carrera. Primero, los Juegos de Maracaibo porque fueron sus primeros y Beijing, que aunque lo traicionaron y le quitaron el oro, trajo una plata al país y hay que ser agradecido con lo que Dios tiene para uno”, recordó.

En los Juegos Olímpicos del 2008, Mercedes dominaba el combate contra Guillermo Pérez, de México, pero los jueces dieron la pelea al azteca.

Posteriormente, directivos de la Federación de Taekwondo de México admitieron públicamente que habían entregado regalos indebidos a los jueces, pero el Comité Olímpico Dominicano no protestó por la irregularidad.

La madre de Mercedes recuerda que Gabriel comenzó a practicar taekwondo a los 7-8 años y que al principio su padre se negaba a darle el permiso.

“Pero yo le di el apoyo que necesitaba porque su papá no quería que a su hijo le dieran golpes. A veces me he preocupado en peleas, pero él siempre ha sido muy inteligente en todo lo que hace”, comentó.