Ese gran déficit del sistema educativo

Mientras la ciudad se eleva a golpe de corredores y majestuosos proyectos, el secretario de Educación, Melanio Paredes, nos informa que el sistema educativo nacional tiene un déficit de 17 mil 500 aulas.

Para cubrir esta necesidad, según explicó el titular de la cartera en el programa Uno + Uno, el gobierno tendría que construir 3,500 aulas cada año durante los próximos cinco años. Es decir, tomando en cuenta que los centros escolares tienen un promedio de 12 aulas, 291 escuelas.

Esta meta será muy difícil de alcanzar. Vale recordar que el año pasado Educación entregó 1,124 aulas nuevas. Eso implicaría, si se hubiera propuesto la meta de llegar a las 3,500 que deben construirse cada año, que le faltaron 2,376 aulas.

Los números no llaman a engaño: el Estado tiene que invertir más en Educación. Ya lo dijo el propio Melanio: hay que hacer un esfuerzo en agregar nuevas aulas, para lo cual se necesitan muchos recursos.

Con una inversión que apenas llega al 2.10% del Producto Interno Bruto (PIB), a pesar de que la ley establece que debe ser el 4% del PIB o el 16% del presupuesto nacional (el que sea más alto de los dos) la República Dominicana jamás logrará ese objetivo. 

Pero este, sin embargo, no es el único escollo que hay que enfrentar: aún queda demasiado por hacer con los maestros, que distan mucho de ser precursores del conocimiento; el currículum y la propia forma en que quienes nos gobiernan entienden que debe ser el sistema educativo.

Lo peor del caso es que, a pesar de todo esto, el gobierno quiere hacernos creer que le interesa mejorar la educación. ¡Cuánto trecho separa al dicho del hecho!