“Ese jurado se ha vuelto loco”, dijo Vargas Llosa al enterarse de premio dominicano tras sus criticas a RD

Ilustración con que el periódico El País, de España, ilustró el artículo "Los Parias del Caribe", de Mario Vargas Llosa, y a raíz del cual algunos objetaron su participación en la Feria del Libro.
Ilustración con que el periódico El País, de España, ilustró el artículo "Los Parias del Caribe", de Mario Vargas Llosa, y a raíz del cual algunos objetaron su participación en la Feria del Libro.

Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura, tras recibir el Premio Internacional Pedro Henríquez Ureña, admitió que al enterarse de la noticia de inmediato dijo “ese jurado se ha vuelto loco. Cómo es posible que me dé a mí un premio dominicano luego de todo lo ocurrido”.

Así lo dijo en el marco de la XIX Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2016, dedicada a la poetisa nacional Salomé Ureña y a la República Dominicana, inaugurada anoche durante un acto solemne celebrado en la sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito, escenario donde se entregó el premio Pedro Henríquez Ureña al laureado escritor peruano Mario Vargas Llosa. La Feria se extenderá hasta el 2 de octubre próximo.

La entrega del Premio estuvo a cargo del exministro de Cultura José Antonio Rodríguez, designado embajador ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, y del comisario del galardón, Luis Brea Franco.

Ve mucha tolerancia. Vargas Llosa explicó que tras tener el pensamiento sobre el jurado a seguidas reflexionó y se respondió “qué magnífica demostración de tolerancia y espíritu democrático está dando el Gobierno dominicano, que ha creado un premio, que ha nombrado al jurado y que lo acata con ese espíritu tan amplio, con esa actitud tan profundamente democrática”.

Al pronunciar su discurso de agradecimiento, Vargas Llosa narró que con las palabras similares a las anteriores fue la forma en que agradeció al ministro de Cultura cuando le transmitió la noticia de que había sido escogido de manera unánime para recibir el premio Pedro Henríquez Ureña.

De igual forma, agradeció al actual ministro de Cultura, Pedro Vergés, por la forma en que se ha referido al tema “escabroso” de su elección para recibir el premio.
Narró la forma en que se enamoró de la República Dominicana desde que la visitó en 1974, y las situaciones que lo inspiraron y comprometieron a escribir la novela La Fiesta del Chivo, sobre la era del dictador Rafael Trujillo.

“Escribir la novela La Fiesta del Chivo fue para mí una de las aventuras más ricas que he vivido como escritor. Me costó un trabajo inmenso entrar a un mundo que era muy distinto del mundo peruano, donde había que matizar el español de una manera distinta como la matizábamos los peruanos”, admitió.

Precisó que tras escribir la novela aprendió a admirar al pueblo dominicano que después de pasar una experiencia tan terrible como la dictadura de 31 años, no había perdido la alegría de vivir y se notaba con el ánimo reforzado.
“Quiero mucho a este país. Me siento muy cerca de él desde entonces y sigo en la medida de lo posible todo lo que ocurre en él”, agregó Vargas Llosa.
Sostuvo que ha sido estimulante para su persona ver que los últimos años la República Dominicana es uno de los escasos países de América Latina que progresa en todos los sentidos.

Ama a RD como si fuera su país. Dejó claro que tiene con República Dominicana una relación de amor tropical tempestuoso como el Caribe, el que data del año 1974. “Un amor del que no está exonerado el trauma, la diferencia y desde luego las críticas”, dijo.

A seguidas expresó que ejercer las críticas no es una manifestación de hostilidad, ya que puede ser también una expresión “de ese amor, de ese sentimiento profundo de solidaridad con un país que uno siente como el suyo y quisiera que anduviera por la vía mejor de lo que está”.

Vargas Llosa además de destacar los lazos que le atan al país, habló de la “fascinación” que le causan la música y la simpatía de los dominicanos.

Afirmó que constituye un honor recibir el premio que lleva el nombre de Pedro Henríquez Ureña, a cuya figura y trayectoria dedicó gran parte de sus palabras y elogios. Sostuvo que Henríquez Ureña es uno de los “secretos responsables” de que hoy la literatura latinoamericana sea conocida en todo el mundo.

Entiende que Henríquez Ureña no ha recibido el reconocimiento que merece por sus aportes a la literatura de América Latina.