España cuenta con margen para reducir impuestos

Ed Parker señala que una potencial rebaja de impuestos debería

De los Servicios de Hoy. El Gobierno español no cuenta con margen para acometer rebajas de impuestos significativas en el marco de la próxima reforma fiscal, cuyo anteproyecto deberá ser aprobado hoy por el Ejecutivo, según la agencia de calificación crediticia Fitch, que augura al país otros cuatro o cinco años de austeridad para que cambie la actual tendencia al alza del endeudamiento público.

“Creo que será difícil para España llevar a cabo grandes recortes de impuestos”, apunta en una entrevista concedida a Europa Press el director gerente y responsable de emisores soberanos para Europa, Oriente Próximo y África de Fitch, Ed Parker.

Así, si bien Parker considera que la recuperación económica en España contribuirá a un incremento de los ingresos fiscales, advierte de que, para cumplir los objetivos, una potencial rebaja de impuestos debería conllevar una bajada del gasto en España, que, sin embargo, ya se encuentra entre los más bajos de Europa, en su opinión.

“El balance entre impuestos y gastos es una elección política”, señala el experto, quien confía en que el Gobierno continuará “con su parte” de la consolidación fiscal, aunque espera “una ralentización en el proceso hasta las elecciones”.

 

El experto apunta la posibilidad de que el Gobierno priorice algunas áreas en su reforma fiscal.

“Es importante para nosotros bajar los impuestos en esta área y podemos compensarlo con subidas en otras. Eso puede ser posible, pero en general es bastante difícil lograr una gran rebaja de impuestos”, añade.

Por otro lado, el analista de la agencia de calificación no prevé que los inminentes cambios en la metodología y en las estadísticas para calcular el Producto Interno Bruto (PIB) en España y otros países de la UE vayan a cambiar la forma en la que Fitch ve la situación, aunque pudiese tener un impacto de algunas décimas a la baja en la ratio de deuda.

Estos cambios en el cálculo del PIB pueden suponer unos pocos puntos porcentuales en la ratio de deuda, además reducir ligeramente la previsión de máximo de endeudamiento (104 por ciento del PIB para el año 2016), pero no van a cambiar que la deuda está subiendo y que “será necesario una recuperación más fuerte y más años de consolidación fiscal para rebajarla”.