España y Cuba retoman contactos

LA HABANA (EFE).- Cuba anunció ayer “restablecimiento del contacto oficial” con el gobierno español, año y medio después de la “congelación” de relaciones, como consecuencia de la nueva política española de acercamiento a la isla. El canciller cubano, Felipe Pérez Roque, se reunió hoy durante casi hora y media con el embajador de España en La Habana, Carlos Alonso Zaldívar, en la sede de la Cancillería.

   “Como resultado del proceso y de las gestiones de (el ministro de Asntos Exteriores español, Miguel Angel) Moratinos estamos restableciendo el contacto oficial con el embajador español en La Habana”, dijo el canciller en una breve declaración a la prensa.

   Al término del encuentro, Zaldívar explicó que se ha abierto “un proceso complejo impulsado por España para crear una situación más normal en las relaciones Unión Europea-Cuba. Esa complejidad, ha hecho que el ministro quisiera conocer más detalladamente algunos aspectos del pensamiento de España y también hacer conocer a España sus puntos de vista”.

   “Le he escuchado, he aclarado, hasta donde he podido, las cuestiones que me ha pedido y ahora voy a informar a mi gobierno. Es un tema en marcha, se está moviendo y los trenes no se cogen en marcha”, agregó el diplomático español.

   Zaldívar evitó comentar si este encuentro supone el primer paso en la normalización total de las relaciones bilaterales y se limitó a señalar que “quien tiene la autoridad para decir hasta qué punto esto es una cosa u otra es el ministro”.

   El anuncio de Cuba supone en la práctica la “descongelación” de las relaciones con España, en crisis desde junio del pasado año, cuando la UE aprobó un paquete de sanciones políticas -que incluía, entre otras medidas, invitar a disidentes a las fiestas nacionales en las embajadas de la Unión- en protesta por la ejecución de tres secuestradores y las severas condenas impuestas a 75 disidentes.

   En respuesta, el régimen de Fidel Castro “congeló” los contactos con los embajadores de los Estados miembros de la Unión.

   La Habana responsabilizó del endurecimiento de la política comunitaria al entonces presidente español, José María Aznar, y al primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, convertidos en blanco de burlas e insultos por parte de Castro, quien movilizó a un millón de personas frente a las embajadas de ambos países en un alarde de fuerza premonitorio de nuevas tensiones.

   Poco después, el líder cubano ordenaba el cierre del Centro Cultural de España en La Habana por considerar que no servía para la difusión de la cultura.

   A partir de ahí, las relaciones entre España y Cuba fueron de mal en peor, hasta el triunfo del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, el pasado marzo, que incluyó a América Latina entre las prioridades de su política exterior y manifestó expresamente su voluntad de acercamiento con La Habana.

   En el marco de esa nueva estrategia hacia Cuba, impulsó un cambio en la política de la Unión Europea para suspender las medidas acordadas hace año y medio, en especial, la invitación de disidentes a las fiestas nacionales.

   Atendiendo a esta política, en la recepción del 12 de Octubre, Fiesta Nacional española, Zaldívar manifestó su deseo de contar con el gobierno cubano en próximas citas similares.

   La declaración provocó duras críticas entre un sector de la disidencia interna, algunos de cuyos dirigentes, como Oswaldo Payá (líder del Movimiento Cristiano Liberación), abandonaron de inmediato la recepción.

   Los incipientes contactos entre Madrid y La Habana se tradujeron en una reunión entre Pérez Roque y Moratinos durante la última Cumbre Iberoamericana, recientemente concluida en Costa Rica.

   El tema de Cuba pudo ser abordado también en Madrid durante la visita que acaba de realizar a España el presidente de Venezuela, Hugo Chavez, aliado, socio y amigo personal de Castro.

    Fuentes diplomáticas consultadas por EFE interpretaron el anuncio de Pérez Roque y la reunión de hoy con Zaldívar como un “gesto” del gobierno cubano en respuesta a la nueva política española.