Esperan orden del jefe de la Policía Nacional

http://hoy.com.do/image/article/210/460x390/0/9FA11972-61AD-4154-8935-62A938DC5AE0.jpeg

Las medidas tomadas por la Procuraduría General de la República en busca del respeto de los derechos ciudadanos aún no son cumplidas en los destacamentos en la provincia Santo Domingo y el Distrito Nacional, que esperan una orden del jefe de la Policía Nacional, Jaime Marte Martínez, Apara el procedimiento@.

No obstante, los ayudantes fiscales de servicio en esos cuarteles, por estar impedidos de emitir órdenes de prisión, iniciaron el reenvío de las querellas denunciadas en los distintos departamentos de la Policía, a los jueces de instrucción correspondientes.

Según pudieron constatar reporteros de este diario que efectuaron un recorrido en varios destacamentos de la Policía en esta capital, los fiscales no cuentan con las pruebas que son exigidas por las nuevas medidas, para que el juez emita la orden de arresto.

Como reza el dicho popular, para prueba, basta un botón: el caso de dos mujeres que habían sido golpeadas por sus respectivos maridos acudieron al destacamento policial del kilómetro 9 de la autopista Duarte, donde funciona la Dirección Regional Oeste de la Policía Nacional.

El fiscal actuante no pudo emitir la orden de arresto contra los supuestos agresores, ya que las nuevas resoluciones se lo prohiben, además de que si remitía el expediente, no contaba con las pruebas de agresión de que fueron víctimas las mujeres.

Tanto las autoridades policiales como los representantes del Ministerio Público que hablaron con los reporteros de HOY, quisieron mantenerse en el anonimato y dijeron esperar el pronunciamiento, tanto del general Marte Martínez como de las demás autoridades, sobre la referida resolución.

Durante el recorrido realizado por los periodistas, salió a relucir el hecho de que los destacamentos policiales no cuentan con los agentes necesarios para contrarrestar la delincuencia.

El destacamento policial del ensanche Naco, por ejemplo, sólo cuenta con nueve policías, un comandante y un supervisor de la zona. Este destacamento, que pertenece a Radio Patrullas, o a la Dirección Regional Central de la Policía, tiene un área de responsabilidad en varios sectores del Distrito Nacional que comprende, desde la avenida Luperón, hasta la avenida Máximo Gómez.

En Santo Domingo de Guzmán hay 104,44 kilómetros cuadrados, en el que existen 911,002 habitantes, según el censo del año 1993, mientras que hay un estimado de 1,006,857 habitantes, de acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

De esos sectores ubicados en los 104,44 kilómetros, el destacamento del Naco debe cubrir los sectores de La Julieta, Ensanche Quisqueya, Evaristo Morales, El Millón, El Naco, Ensanche Kennedy, El Vergel, entre otros. Asimismo, el destacamento policial conocido como AEl Comedor de Cristo Rey@, tiene una alta responsabilidad en los sectores que comprenden en la Ortega y Gassett y Tiradentes.

Los barrios que son responsabilidad del referido destacamento son ensanche La Fe, Cristo Rey, La Lechuga, Caliche, el barrio ALa Cementera@ y ensanche Trueva, entre otros.

Para ello cuentan con el apoyo de otros dos destacamentos de ocho policías cada uno. El principal cuenta con catorce miembros de la Uniformada.

Los mayores delitos cometidos en estos sectores, de acuerdo con los comandantes y supervisores de la zona, son el robo a transeúntes y en casa habitada.

Lo mismo sucede en el municipio Santo Domingo Oeste, que cuenta con unos 800 policías para cubrir una zona de 241,98 kilómetros cuadrados y 381,246 habitantes, según el censo del año 1993 y de 695,443 personas, de acuerdo con lo estimado por la ONE en el año 2001.

Las zonas que deben ser cubiertas por esa dirección regional policial, son Herrera, Los Alcarrizos, Pantojas, Cristo Redentor, Los Angeles, Pedro Brand, Palavé, Manoguayabo y otros.

Algunos de los oficiales que hablaron con los periodistas, con la condición de mantenerse en el anonimato, consideraron que para llevarse a cabo las medidas dispuestas por la Procuraduría General de la República, debe haber una logística, como son los aparatos sofisticados, cámaras de vídeos, vehículos y un buen sistema de comunicación, que permita conseguir las pruebas para la aprehensión de los delincuentes.

Es por ello que muchos de los comandantes departamentales y supervisores de zona, consideran que ese plan debe ejecutarse en un país más avanzado o desarrollado.

APero nos acogemos a las leyes de nuestros superiores y esperamos las instrucciones que nos sean ordenadas@, dice conformándose y en disposición un alto oficial de la Policía, que advierte que Acon esa facilidad que se le da a los delincuentes, estos pueden desarrollar una ventaja que no se alcance jamás@.

Entretanto, un suboficial (sargento mayor) encargado de uno de los destacamentos afirmó que Asi nos da brega agarrarlos ahora, imagínate con esas medidas, pero esa es la ley y hay que cumplirla@.

Entre tanto, un alto oficial del organismo dijo Anosotros como policías vamos a seguir haciendo nuestro trabajo, independientemente de lo que sea, cumpliremos con nuestro deber@.