Esperando por respuestas

Hace algunos días, el Banco Central informó que una comisión integrada por ese organismo y la Superintendencia de Bancos investigaría la causa de alzas aplicadas por algunos bancos a las tasas de interés activas. A la par con el anuncio, la autoridad monetaria descalificó los aumentos y los atribuyó a medidas de algunos bancos para tratar de compensar la baja en la rentabilidad de las tarjetas de crédito y el aumento del encaje legal, medidas que fueron dispuestas por el Banco Central.

A pesar de que parece haber pasado tiempo suficiente, nada se ha informado acerca de los resultados de la investigación, y el hecho de que las alzas en las tasas no hayan sido desmontadas, hace suponer que la autoridad monetaria no ha tomado ninguna medida al respecto. Mientras tanto, muchos deudores de créditos bancarios continúan bajo la presión del alza en las tasas de interés que pagan por sus acreencias. Es tiempo de que haya una decisión oficial al respecto.

Por otra parte, el Banco Central debería despejar los temores expuestos por algunos sectores, en el sentido de que las medidas adoptadas por ese organismo tendrían efectos negativos para el crecimiento de la economía. Y precisar, también, qué tan larga habrá de ser la vigencia de estas medidas, cuyo carácter temporal ha quedado indefinido. Son inquietudes que esperan respuesta.

 EL ALTÍSIMO COSTO DE UN DESCUIDO

Por descuidos que no deberían repetirse, al permitir el ingreso de frutos extranjeros sin observar los protocolos fitosanitarios, el país ha sido penalizado con una veda que restringe el ingreso de frutos y vegetales dominicanos al mercado de los Estados Unidos. La medida tiene que ver con la detección de la mosca del Mediterráneo en la zona del aeropuerto de Punta Cana y es para evitar que la plaga ingrese a territorio estadounidense.
Los protocolos fitosanitarios en puertos y aeropuertos tienen una finalidad importante para la salud de nuestra producción agropecuaria. Pasar por alto estos protocolos nos expone a resultados como el que motiva la veda contra nuestros frutos y legumbres, que perjudicará por tiempo indefinido a muchos productores y al país en sentido general. Que no se repita.