Espiaban a famosos para obtener información

Copenhague. La Policía danesa ha imputado hoy a dos ex redactores jefe de la revista “Se og Hør” por el caso de supuesto espionaje ilegal a varios famosos, revelado hace semanas y que afecta a políticos, actores y a miembros de la familia real.

Agentes policiales realizaron registros en los domicilios de Henrik Qvortrup y Kim Henningsen, sospechosos de haber utilizado los servicios de un ex empleado de una firma con acceso a datos de pagos electrónicos.

El ex empleado obtuvo así de forma ilegal entre 2008 y 2012 informaciones sobre famosos que vendió a la revista.

Qvortrup y Henningsen se suman a otros dos ex periodistas de la revista, al supuesto informador y a Aller Media, editora de “Se og Hør”, como imputados en un caso que amenaza con convertirse en el mayor escándalo mediático en la historia reciente de Dinamarca.

“Contamos con que habrá más imputaciones, pero no podemos decir nada más ahora mismo por cuestiones tácticas”, declaró hoy en rueda de prensa el inspector Bent Isager-Nielsen.

Los imputados son sospechosos de violar varios artículos del Código Penal relacionados con el tráfico de información sensible.

Además de la Policía danesa, tanto la editora de la revista como varias empresas implicadas en la protección de datos han abierto investigaciones sobre el caso, que salió a la luz pública a raíz de la publicación hace semanas del libro de un periodista que trabajaba para “Se og Hør” en aquella época.

El escándalo ya ha provocado varias dimisiones, como la del propio Qvortrup, uno de los comentaristas políticos más conocidos de Dinamarca y que dejó su puesto en el canal TV2; y Linda Nielsen, presidenta del fondo que controla Aller Media.