Esposa había querellado por maltrato

La esposa del empresario José Castro se había querellado por maltrato y agresión física en contra de su cónyuge, una de las cuales está pendiente de fallo en la Segunda Sala Penal del Distrito judicial de San Cristóbal.

Según el fiscal de San Cristóbal, Roberto Faxas, hace meses recibieron otra querella de Miriam Brito, esposa de Castro, lo que motivó que ordenara su conducencia “pero luego nos enteramos de ambos habían llegado a un acuerdo amigable, por lo que no se le dio curso a la decisión”.

“Al parecer, ella tenía como patrón de conducta que después de querellarse, entonces retiraba la querella”, indicó.

Explicó que hace aproximadamente dos años, el entonces procurador fiscal de San Cristóbal, Félix Antonio Durán Richetti, fue apoderado de una querella, la cual se encuentra pendiente de fallo en la Segunda Sala Penal.

Dijo que en esa ocasión, a la señora se le colocó una orden de protección, pero ella nunca la hizo valer.

“Luego de interponer la querella nosotros ordenábamos la conducencia, entonces la policía tenía que apresarlo y enviarlo aquí, pero eso nunca ocurría, porque ellos llegaban a un acuerdo y no volvían más por la Fiscalía ni motorizaban la acción pública, por lo que nosotros nos quedamos en espera”, explicó el representante del Ministerio Público en esa jurisdicción.

De acuerdo a las investigaciones de las autoridades de San Cristóbal, el empresario arenero cuando llegaba a su casa en estado de embriaguez golpeaba fuertemente a su esposa e hijos.

Asimismo, según los informes preliminares, Castro, a manera de castigo, amarraba a los niños junto a los perros de su propiedad.

El empresario fue encontrado muerto el pasado martes en la noche en su residencia ubicada en Madre Vieja Sur, San Cristóbal.

Del hecho están siendo acusadas por la Policía su esposa Miriam Brito, dos hijos de ambos de 15 y 16 años, cuyos nombres se omiten por razones legales, y la doméstica de la vivienda Elisa Deidania González.