Esposa, hijos y doméstica acusados por crimen

La esposa, sus dos hijos menores de edad y la empleada doméstica fueron los responsables de la muerte a balazos del empresario arenero José Castro, de 49 años, ocurrida el martes en su casa de Madre Vieja, San Cristóbal, en reacción a la violencia que afirman ejercía contra ellos, informó la Policía.

Los detenidos son la doméstica Elisa Deidania González Jiménez, de 28 años, quien declaró a la Policía que disparó con una pistola Glock calibre 40; la esposa de la víctima, Miriam Brito, y dos de los cinco hijos del matrimonio, de 15 y 16 años de edad. Los cuatro, dijo la Policía, admitieron su responsabilidad en el hecho y que habían planeado ejecutar a Castro la tarde del mismo martes, tras lo cual el hijo de Castro de 15 años entregó la pistola que se usó en el crimen a la doméstica.

Castro poseía negocios de extracción y venta de materiales de construcción en el Cibao, el Este, la Capital, Haina y San Cristóbal.

El vocero policial, coronel Ramón Francisco Rodríguez, informó que recientemente Castro había golpeado a dos de sus hijos provocándole, a uno, la fractura de los dos brazos y al otro, heridas en la cabeza de un “maquinazo” con una pistola. En tanto que a la esposa, en otro pleito, le afectó la dentadura de una trompada.

La Policía dijo que encontró las armas en la escena del crimen lo que facilitó el esclarecimiento del caso. De las tres armas encontradas ninguna tenía permiso, dijo, y que la usada en el crimen, la Glock calibre 40, número AADO143, se la había regalado Castro a su esposa.

Las cuatro personas vinculadas al crimen permanecían arrestadas anoche en el Departamento de Investigación de Homicidios en el Palacio de la Policía.

Los otros tres hijos del matrimonio son menores de 10 años y eran atendidos desde ayer por familiares y vecinos.

La empleada doméstica declaró, afirmó la Policía, que la esposa de Castro se comprometió ante ella a cargar con la responsabilidad de la muerte.

Inicialmente, la señora Brito había declarado a la Policía que los responsables del homicidio eran “desconocidos” y que ignoraba las circunstancias que rodearon la muerte de su esposo.

En la escena del crimen los agentes de la Dirección de Investigaciones Criminales dijeron que encontraron dos pistolas, una marca Calad calibre 45, número 80BS18834, con siete cápsulas, y otra Smith & Wesson, calibre nueve milímetros, número EB6268, así como tres cápsulas calibre 40, tres casquillos del mismo calibre y un proyectil mutilado, lo cual contribuyó al esclarecimiento del crimen.

[b]EL CRIMEN[/b]

Cuando Castro llegó a la casa, alrededor de las 11:00 de la noche, inmediatamente entró a bañarse. Su esposa, de acuerdo a la versión policial, fue a la cocina a buscarle un jugo.

Fue entonces cuando conversó con la empleada doméstica para que estuviera atenta e ingresara pistola en mano a la habitación del matrimonio. La empleada doméstica, conforme a lo informado por la Policía, hirió a Castro en el brazo derecho y luego en el pómulo derecho, con salida. El cadáver estaba en su cama cuando llegaron las autoridades.

[b]EN LA MADRUGADA [/b]

El cadáver de Castro fue encontrado a la 1:00 de la madrugada de ayer en una de las habitaciones de su vivienda de la calle M del sector Madre Vieja, San Cristóbal.