¿Estábamos o no estábamos blindados?

Cuando se mostraba la punta del iceberg de la crisis económica global el Presidente Fernández habló del blindaje del país y en una conferencia el Gobernador del Banco Central utilizó ese término para referirse a la fortaleza del sector financiero y en la medida que la economía dominicana mostraba signos de desaceleración en esa medida ciertos economistas y comunicadores se deleitaban recordando esas declaraciones y algunos llegaron a pronosticar las mayores calamidades.

La economía dominicana no estaba blindada, como no lo estuvo la norteamericana, la europea o la latinoamericana; sin embargo la estabilidad fue preservada,  no llegó a la recesión y las cifras revelan un desempeño mejor a la mayoría de los países de la región.

La economía dominicana en este 2009 aumentó entre 2.5-3%, en un entorno internacional donde los EU decrecerán 2.7%, la Unión Europea -4.2, América Latina y el Caribe -1.8%, mientras la inflación proyectada a diciembre será menor a 7% y el tipo de cambio se mantuvo relativamente estable con una variación de apenas 2.4%.

El sector externo también manifestó un adecuado desempeño, ya que si bien las proyecciones a diciembre del turismo, zonas francas, remesas y exportaciones nacionales revelan una caída de US$1,828 millones, pero el descenso de las importaciones en US$3,729 millones permitieron un déficit en cuenta corriente inferior en US$2,220 millones con una proyección de balanza global superavitaria en US$44 millones.

Al finalizar el año se proyecta una reducción en los ingresos por turismo en 4.6%, las remesas en 3.4%, las exportaciones nacionales en 29%, caídas inferiores a la media regional, mientras la inversión extranjera directa se proyecta en US$2,065 millones, cifra récord si a los resultados del pasado año se restan las operaciones de compra de una licorera y una concesionaria de aeropuertos.

Las medidas de política monetaria han permitido expandir el crédito al sector privado desde abril 1 al 14 de diciembre en RD$31,500 millones, para un crecimiento anual de 8.8%, las tasas de los préstamos en promedio han caído 11.5 puntos porcentuales mientras el sistema financiero cierra el 2009 con adecuadas provisiones, baja morosidad, solvencia, liquidez y muy buena rentabilidad. Nuestro sector financiero gracias a la reforma estaba preparado para resistir el choque externo.

En materia fiscal a septiembre los ingresos totales en relación a lo estimado cayeron en 10.2%  y el gobierno realizó un fuerte ajuste en el gasto, a pesar de la propaganda de ciertos sectores, en 11.2%, lo cual indudablente afectó las posibilidades de una política contra-cíclica.

La economía dominicana no es  inmune o blindada frente a los choques externos, sin embargo gracias a las políticas macro-económicas de las autoridades, la fortaleza de sus sectores y la confianza de los agentes se pudo sortear el impacto de la más grave recesión mundial con resultados adecuados y sin los costos en empleos e ingresos que han afectado a la mayoría de las naciones. De nuevo se volvieron a ponchar los que pronosticaron cataclismos económicos en el país.