Estado entregará métodos de anticonceptivos por Promese

p11

El Estado hará llegar los anticonceptivos a la ciudadanía a través del Programa de Medicamentos Esenciales (Promese), con lo que busca frenar las altas tasas de embarazos en adolescentes que tiene el país y que incrementan la mortalidad materna.
Así lo reveló la ministra de Salud, doctora Altagracia Guzmán Marcelino, quien aseguró que se trata de una política de Estado y que no será necesario firmar convenio con Promese.

El Gobierno gastó al año más de 1.4 millones de dólares en la compra de anticonceptivos, informaron las autoridades.

El embarazo en adolescente es responsable de cifras importantes de mortalidad materna y mortalidad infantil.

El Ministerio de Salud es el principal proveedor de anticonceptivos, están en los hospitales y centros de atención primaria, pero existe una alta deficiencia educativa.
La decisión se toma porque ya las niñas están teniendo relaciones sexuales desde los 10 años y la posibilidad de embarazarse es muy alta.

Se necesita educar desde la escuela y la familia. ¿Y la seguridad social? Sin embargo, aunque los anticonceptivos deberían entregarse en el primer nivel de atención, es un tema no resuelto por el Consejo Nacional de Seguridad Social (CNSS).
Aunque es ese el órgano responsable de trazar las decisiones para beneficiar a los afiliados del régimen contributivo, la máxima autoridad no ha decidido que los anticonceptivos sean cubiertos por las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS). Esta decisión debe estar aprobada y luego se hace ejecutar por las ARS.

Los números En el país, la tasa de fecundidad en adolescentes es de 90 por 1000 y se estima que del 20 al 27% de los embarazos son adolescentes, y es necesario Finalizar el proceso de elaboración de la Política nacional en Salud sexual y reproductiva y ejecutarla.

Guzmán dijo que el Estado tiene el compromiso de fomentar la inversión adecuada en salud sexual y reproductiva e impactar en la morbilidad y mortalidad materno infantil.
Asimismo, busca mejorar acceso a información y educación integral en salud sexual y salud reproductiva, así como garantiza el acceso universal y la calidad de la promoción, prevención, prestaciones, métodos anticonceptivos y servicios.

Con la venta de anticonceptivos a la población, se busca eliminar las barreras económicas y culturales.