Estado Islámico asume ataques dejaron 34 muertos Bélgica

En esta foto proporcionada por Evan Lamos, pasajeros se suben a un vagón del metro después de explosiones en Bruselas el martes 22 de marzo de 2016. Bélgica está en su máxima alerta de seguridad, desviando aviones por aterrizar y trenes, y pidiendo a la gente que no se mueva de donde están. (Evan Lamos vía AP)
En esta foto proporcionada por Evan Lamos, pasajeros se suben a un vagón del metro después de explosiones en Bruselas el martes 22 de marzo de 2016. Bélgica está en su máxima alerta de seguridad, desviando aviones por aterrizar y trenes, y pidiendo a la gente que no se mueva de donde están. (Evan Lamos vía AP)

BRUSELAS, Bélgica. AP. Extremistas islámicos sacudieron ayer el corazón de Europa al matar a por lo menos 34 personas y dejar heridas a muchas más con ataques consecutivos en el aeropuerto y una estación del metro de Bruselas, lo que evidenció nuevamente las vulnerabilidades del continente a los ataques suicidas. Viajantes ensangrentados y mareados se tambalearon afuera del aeropuerto luego de los dos estallidos — de los cuales uno se atribuye a un atacante suicida y otro a una maleta explosiva — ocurrieran en medio de las multitudes que documentaban sus vuelos matutinos. Unos 40 minutos después, otra explosión sacudió a los viajantes del subterráneo en el centro de Bruselas, cerca de la estación Maelbeek, que está muy cerca de las instalaciones de la Comisión Europea.
Las autoridades difundieron una imagen de las cámaras de circuito cerrado, en la que se observa a tres hombres empujando un carrito de equipaje, e informaron que aparentemente dos de ellos fueron atacantes suicidas y que el tercero — vestido con un abrigo de color claro, sombrero negro y anteojos — se encuentra prófugo. Solicitaron al público para que se ponga en contacto en caso de reconocerlos. Las dos personas que se cree fueron los atacantes suicidas llevaban guantes oscuros en la mano izquierda, posiblemente para esconder los detonadores. El grupo Estado Islámico dijo que sus miembros detonaron sus chalecos explosivos tanto en el aeropuerto como en el metro, donde varios pasajeros huyeron a través de los oscuros túneles repletos del humo que dejó la explosión registrada en el tren cuando éste se alejaba del andén.