Estados Unidos, México y Canadá firman versión final del T-MEC

Mexico's President Andres Manuel Lopez Obrador looks on as Canadian Deputy Prime Minister Chrystia Freeland, Mexican Deputy Foreign Minister for North America Jesus Seade, and U.S. Trade Representative Robert Lighthizer sign documents during a meeting at the Presidential Palace, in Mexico City, Mexico December 10, 2019. REUTERS/Henry Romero
Mexico's President Andres Manuel Lopez Obrador looks on as Canadian Deputy Prime Minister Chrystia Freeland, Mexican Deputy Foreign Minister for North America Jesus Seade, and U.S. Trade Representative Robert Lighthizer sign documents during a meeting at the Presidential Palace, in Mexico City, Mexico December 10, 2019. REUTERS/Henry Romero

Fue firmado ayer el pacto comercial entre Estados Unidos, México y Canadá.
Los gobiernos de los tres países rubricaron en Ciudad de México las últimas modificaciones al tratado de libre comercio del que depende la estabilidad económica de la región norteamericana.
A pesar de que las negociaciones finalizaron en noviembre de 2018, Estados Unidos, a través de los legisladores demócratas, exigieron en el último año a México elevar los estándares de las condiciones laborales, por lo que el país latinoamericano emprendió una reforma a su Ley del Trabajo.
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que es un acuerdo comercial de grandes dimensiones, benéfico para los tres países, ya que impulsa su crecimiento económico.
Mencionó que el T-MEC significa mayor inversión para los tres países. “Si hay inversión, si hay crecimiento, hay bienestar, hay paz y hay tranquilidad”, mencionó.

Consideró que hay beneficios para los trabajadores de las tres naciones. Mencionó que el acuerdo es respetuoso de las soberanías.

Apuntó que se fortalece la cooperación para el desarrollo y permite enfrentar de mejor manera problemas sociales como el fenómeno migratorio.
López Obrador agradeció las negociaciones que llevaron a cabo Jesús Seade; Robert Lighthizer y Chrystia Freeland. También expresó agradecimiento al presidente Donald Trump y al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Por su parte, la viceprimera ministra de Canadá, Chrystia Freeland, dijo que es un tratado progresista para fomentar los empleos y fortalecer las clases medias, porque conserva las cadenas de trabajo.

Resaltó que promueve la protección de trabajadores, las reglas de origen del sector automotriz, propiedad intelectual, medicamentos y medio ambiente.

Mencionó que también fomenta la competitividad global, y las modificaciones mejorarán el tratado.

Reconoció que fue una negociación ardua y difícil, pero “aprendimos” a trabajar juntos.
Aseguró que el T-MEC y sus modificaciones son acuerdos políticos que siempre van a respaldar al pueblo.
Visión EE.UU.
Robert Lighthizer, representante de Comercio de Estados Unidos, expresó en su discurso que traía “los mejores deseos” de Donald Trump “para usted y para Mexico”. El negociador estadounidense dijo a López Obrador: “hemos seguido su carrera. Todo mundo en nuestra administración le está echando porras”. Mencionó que la ratificación del T-MEC es un “tributo” para su Gobierno y el pueblo mexicano. “Es un testamento para usted porque en medio de esta negociación estaba en campaña y tomó la mejor decisión de no involucrarse y cuando fue presidente electo seleccionó a Jesús Seade”, le planteó. Robert Lighthizer calificó como “asombroso y sorprendente” la ratificación del acuerdo comercial.