Estancamiento candidatura Frei genera inquietud  oficialismo Chile

http://hoy.com.do/image/article/419/460x390/0/8E2ECCB0-B2C4-41FD-9191-8A8DBAD073FE.jpeg

SANTIAGO. AFP. La candidatura del ex mandatario Eduardo Frei a la elección presidencial chilena de diciembre no logra despegar, generando tal inquietud en el oficialismo que no se descarta llevar otro candidato para pelear la opción al empresario derechista Sebastián Piñera, que lidera los sondeos. 

Frei, proclamado a inicios de abril, bordea el 28% de las preferencias, nueve puntos menos que Piñera, un acaudalado empresario que se postula por segunda vez a la Presidencia y que concita el 44% de adhesión, según un sondeo de la consultora privada Cerc.  El ex mandatario demócratacristiano, de 66 años, no ha logrado encender el electorado por más que en el último tiempo ha refrescado su parca imagen e intentado cautivar a los jóvenes al nombrar a un sociólogo de 27 años como su jefe de campaña.

 Ingeniero civil hidráulico de profesión, Frei se sacó la corbata y dejó de usar fijador en el pelo para esta campaña, al tiempo que se abrió a discutir temas controversiales como el aborto terapéutico, absolutamente prohibido en la legislación chilena.  Pero sigue siendo percibido como un hombre aburrido y carente de nuevas ideas. Le pesa también la forma en que terminó su gobierno de seis años en 2000, en medio de una recesión tras un sobreajuste de la economía local decretado para hacer frente a la crisis asiática. 

Este escenario inquieta a la coalición oficialista, que analiza levantar un nuevo candidato.  Existe un precedente de esta estrategia. En 2006 el oficialismo tenía como candidato al actual secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, pero cinco meses antes fue proclamada Michelle Bachelet, tras una súbita alza en las encuestas.

Las claves

1.  Un hombre aburrido

Frei es percibido como un hombre aburrido y carente de nuevas ideas.

2. El pasado

Le pesa también la forma en que terminó su gobierno de seis años en 2000, en medio de una recesión tras un sobreajuste de la economía local decretado para hacer frente a la crisis asiática.