Este es el momento

En ocasiones pienso que hay quienes escogen la ceguera y la sordera ante los acontecimientos nacionales, como un modo muy cobarde de decir “no puedo”, “somos muy pocos” ellos tienen el control.

Esa selección les permite crear un callo en el alma, en la mente, en el inicio de la acción, para hacer del dejar hacer, dejar pasar, un estilo de vida.

Siempre me pregunto ¿Acaso no les duelen los oprimidos, acaso no les duele la inequidad, acaso no les irritan los privilegios, es que son ciegos ante la corrupción, es que no les preocupa la falta de justicia porque no les ha tocado lidiar con tantos jueces corruptos y fiscales complacientes?

Siempre hablo del licenciado Heriberto Núñez, aquel probo juez de provincias que escribió con letras de oro, espíritu de justicia y valor, la sentencia mediante la cual declaró nulas las elecciones que “favorecieron” al tirano Rafael Trujillo en 1930.

La trampa política actual fue orquestada por Leonel Fernández y el PLD para, empleando ilegalmente recursos públicos, crear una situación que les permitiera tener el control del Estado para su beneficio personal y poder realizar todo tipo de actos de corrupción, sin rendir cuentas a nadie por tener en sus manos los Tribunales Superiores y el Congreso.

Rafael Alburquerque Zayas Bazán, Viriato, Antinoe y Gilberto Fiallo Rodríguez, Angel Liz, Carlos Lassis, Osvaldo Padilla, Guaroa Vásquez Acosta, Freddy Valdez y cientos de ilustres dominicanos se opusieron a Trujillo y lograron sobrevivirlo, recordemos, no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.

Escoja ahora si está de acuerdo con la dictablanda del PLD o si decide luchar por la democracia.

El ejercicio del voto para el 2016 tiene necesariamente que pasar por una profunda reforma del sistema electoral, incluyendo la Junta Central y el Tribunal Superior Electoral.

Parafraseando a José Martí, escribo: es el momento de escoger si quiero vivir contento aunque sin decoro, mientras otros padecen cuando ven hombres que viven sin decoro a su alrededor. En el mundo se requiere cierta cantidad de decoro, así como cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados. Los hombres no pueden ser más perfectos que el sol. El sol quema con la misma luz con que calienta. El sol tiene manchas. Los desagradecidos solo hablan de las manchas. Los agradecidos hablan de la luz.

Tenemos una magnífica oportunidad de luchar para rescatar el decoro y la democracia. ¡Comencemos ya!