Estima inaceptables críticas de Hertell

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/21A362D1-67A7-4ABC-BA46-1B83519AF2F2.jpeg

POR ELVIS LIMA
El canciller Carlos Morales Troncoso, calificó ayer como inaceptables las recientes críticas del embajador de Estados Unidos en el país, Hans Hertell, en el sentido de que la falta de un estado de derecho eficiente limita la inversión y la cooperación de su país con la República Dominicana.

El diplomático criticó también que las autoridades judiciales no hayan fallado con relación a la denuncia de malversación de fondos del Estado a través del Programa de Empleo Mínimo Eventual (PEME), pese que hace más de cinco años del inicio del proceso.

En una carta de dos páginas, Morales Troncoso indicó que Hertell, no sólo “interpreta erróneamente” las situaciones que describe y comenta, sino que incursiona en asuntos que incumben al ámbito soberano del Estado dominicano.

Morales Troncoso indicó que la masiva inmigración ilegal de ciudadanos haitianos hacia el territorio dominicano es un “verdadero dolor de cabeza” en el manejo cotidiano de las relaciones con Haití, país con el se comparte la isla y del que “nos separa una frontera lamentablemente muy vulnerable”.

“La falta de emisión de certificados de nacimiento a hijos de extranjeros que se encuentran ilegalmente en el territorio dominicano, no es, como usted equivocadamente interpreta, un problema administrativo”, manifestó Troncoso.

ENFRENTAMIENTOS REINCIDENTES

No es la primera vez que el gobierno se enfrenta a situaciones similares con representantes diplomáticos acreditados en el país, por críticas sobre el tema de la corrupción y el estado de derecho.

El último caso se produjo a finales del mes de agosto del presente año, cuando las embajadoras de España, Almudena Mazarraza, y la de Francia, Cecile Pozzo afirmaron por separado que en la República Dominicana no hay seguridad jurídica para la inversión extranjera.

En noviembre del año pasado, la opinión pública también fue sacudida por los enfrentamientos desatados, tras la denuncia en su acto de despedida de la directora en el país de la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID), Elena Brineman, de que los altos índices de corrupción, la falta de transparencia y las debilidades institucionales constituían un peligro para la democracia y el desarrollo social de la República Dominicana.

A continuación el texto íntegro de la carta enviada por el Canciller Morales Troncoso al embajador Hertell.

S. E.
Sr. Hans Hertell
Embajador de los Estados Unidos de América
Calle César Nicolás Penson
Ciudad,

Distinguido Señor Embajador:

“He leído con detenimiento su reciente charla de despedida ante la Cámara Americana de Comercio, y me apresuro a expresarle mi aprecio por la preocupación genuina que muestra por el bienestar futuro del pueblo dominicano.

“Del mismo modo, quisiera comunicarle mi desacuerdo con algunas de sus apreciaciones, en las que no sólo interpreta erróneamente las situaciones que describe y comenta, sino con las que incursiona en asuntos que incumben al ámbito soberano del Estado Dominicano.

“Me refiero, de manera específica, a sus alusiones en torno al problema de la masiva inmigración ilegal de ciudadanos haitianos, un verdadero dolor de cabeza en el manejo cotidiano de nuestras relaciones con Haití, país con el que compartimos la isla y del que nos separa una frontera lamentablemente muy vulnerable.

“Sus comentarios sobre el tema pasan de la apreciación de alguien que durante cinco años ha tomado nota de las dificultades de una situación problemática, a la actitud del diplomático extranjero que toma públicamente partido sobre un asunto constitucional dominicano.

“La falta de emisión de certificados de nacimiento a hijos de extranjeros que se encuentran ilegalmente en el territorio dominicano, no es, como usted equivocadamente interpreta, un problema administrativo.

“Me asombra que se haya tomado el tiempo de buscar ese eufemismo para sugerirlo en su charla, dado que es una cuestión que durante su permanencia aquí como embajador ha sido esclarecida con una interpretación constitucional de nuestra Suprema Corte de Justicia.

“Igualmente, consideramos inaceptable, Señor Embajador, su velada sugerencia de que de alguna manera la República Dominicana carece de recursos humanos o mecanismos para asegurar que los extranjeros que residen en este país disfruten de las garantías definida en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Permíteme aprovechar la oportunidad para reiterarle los sentimientos de mi más alta consideración y estima personal.”