Estrategias de poder hoy: China, Estados Unidos y Europa

Estrategias de poder hoy: China, Estados Unidos y Europa

Mukien Adriana Sang

Esta es la cuarta y última entrega-resumen del libro de Sendagorta titulado “Estrategias de Poder. China, Estados Unidos y Europa en la era de la gran rivalidad[1]

-y 4-
Fidel Sengagorta

El socialismo particular de China y sus objetivos de expansión
Fidel Sendagorta asegura que el marxismo-leninismo le proporciona a China el método, el nacionalismo es una parte sustancial y una fuente para la legitimación del partido.

Cita a Jinping: “entre los valores centrales del socialismo con características chinas, el más profundo, más básico y más duradero es el patriotismo”. Un nacionalismo, sigue diciendo Sendagorta, que se alimenta del victimismo causado por el “siglo de la humillación” y el orgullo por los éxitos económicos de la nación en tiempo récord. Señala también que los valores confucianos tradicionales ayudan en el proceso de legitimación ideológica.

Fidel Sendagorta

Una diferencia interesante que establece Sendagorta entre los dos colosos rivales es que para los Estados Unidos sus valores fundacionales son universales; sin embargo, China, por ejemplo, en su actual etapa, tomó la decisión de renunciar a la exportación de las ideas marxistas. Los chinos están convencidos de que lo que es bueno para ellos no funciona necesariamente para el resto del mundo.

Le invitamos a leer: ¿Su vecino podría tener la COVID?; En China le pagarán por delatarlo

Este nuevo enfoque es lo que ha determinado dos objetivos estratégicos de expansión. El primero, dice, es construir un mundo donde el autoritarismo esté a salvo. “De la misma manera que Estados Unidos ha puesto su empeño en moldear un mundo donde la democracia esté protegida, Rusia y China tratan ahora de promover un orden en el que autocracias se sientan seguras”. (P.82). A partir de entonces el autor señala que para lograrlo definieron tres líneas de acción:

  1. Cultivar las relaciones con los países vecinos para así socavar la influencia estadounidense.
  2. Asistir a los gobiernos autoritarios en todo el mundo, especialmente si están aislados por la comunidad internacional. Es el caso de Zimbabue, Sudán, Irán, Venezuela, para citar algunos.
  3. La Franja y Ruta tiene objetivos geopolíticos. Su propósito principal es cultivar nuevas y antiguas amistades.

    El segundo objetivo estratégico de China, según el autor, es modificar el orden liberal internacional. Por esta razón proponen un nuevo orden internacional pluralista en el que haya una relación jerárquica entre los diferentes sistemas políticos y en el que la democracia lidera no puede reclamar superioridad moral.

    Puede leer también: Alerta roja por temperaturas superiores a los 40º en el centro de China

    Afirma Fidel Sendagorta que los medios adecuados para alcanzarlos están definidos. Se diferencia de Rusia en que China no tiene la intención de desestabilizar a los países europeos (aunque fue escrito antes de la Guerra de Ucrania, este es el mejor ejemplo de su afirmación, nota de MAS). Esto así, dice el autor, porque una Europa estable favorece el interés chino, ya que promueve un entorno propicio para la inversión y contribuye a avanzar hacia un orden multipolar, quitando así hegemonía a los Estados Unidos.

    ¿Qué es la Franja y la Ruta?
    Esta iniciativa se ha convertido en el principio organizador de la política exterior china. El presidente Jinping ha definido esta política como la integración del continente euroasiático a través de las infraestructuras de transporte, energía y telecomunicaciones, comercio, finanzas, coordinación de políticas e intercambios humanos. Bajo esta línea, 66 países del mundo, que representan el 63% de la población mundial, han firmado acuerdos con China para adherirse a esta iniciativa.

    Un elemento que destaca el autor es que la política de Franja y Ruta ha ganado muchos adeptos en el mundo porque no proclama el enfrentamiento ni la confrontación de ninguna especie, sino que proclama la creación de una Euroasia más integrada para que pueda aprovechar el dinamismo que hoy tiene China.

    Dentro de esa política, el Gobierno chino a identificado seis corredores económicos:

    1. El nuevo puente terrestre de Euroasia (entre China y Europa).

    2. El corredor de Bangladesh – China.

    3. El corredor China-Pakistán.

    4. El corredor China-Mongolia-Rusia.

    5. El corredor China-Indonesia.

    6. El corredor China-Asia Central-Asia Occidental.

    ¿Qué hay detrás de esa política?

    1. El fortalecimiento de su economía.

    2. El refuerzo de la seguridad energética.

    3. La protección de las vías marítimas.
  4. La promoción de una mayor seguridad.
  5. La expansión de su esfera de influencia.
  6. La promoción de un orden internacional multipolar y respetando el autoritarismo.

    Finalizo esta serie con una frase del autor y el trasfondo confuciano que hay detrás de esta política: “la armonía se valora en mayor medida que la uniformidad para construir esa comunidad de destino compartido”. (P. 101).

    Así pues, la política de China, dice el autor, no es la de poner presión a las democracias para que cambien su sistema, sino mostrar el éxito del modelo chino y las grandes ventajas de estar vinculados a él.

    Creo que este libro pone sobre el tapete una realidad que está viviendo el mundo de hoy. Sus planteamientos pueden ser cuestionados, pero nos ayudan a tener elementos para conocer mejor la geopolítica actual.

    [1] Fidel Sendagorta. (2020) Estrategias de Poder. China, Estados Unidos y Europa en la era de la gran rivalidad. Madrid. Editorial Planeta.

Le recomendamos leer: República Dominicana desarrolla 16 patentes en Centro de Innovación de Eaton

Publicaciones Relacionadas