Estructuras de la Seguridad Social reproducen desigualdades  sociedad

http://hoy.com.do/image/article/476/460x390/0/DAF07634-333C-426D-B275-BE9985D32DC9.jpeg

El Consejo Nacional de Seguridad Social no ha incidido positivamente en reducir las inequidades del sistema de salud. Por el contrario,  reproduce las mismas desigualdades de la sociedad.

Las estructuras de esa institución colocan en situación de ventaja con mayores recursos a los empleadores y a los que detentan el poder de veto, como son los empleadores, el Estado y los sindicatos.

La información está contenida en las conclusiones de seguridad social del estudio, “Política Social, Capacidades y Derechos”,  realizado este añopor la Oficina de Desarrollo Humano del PNUD, por encargo de la secretaría  de Economía, Planificación y Desarrollo.

Asimismo, el informe se refiere a la inestabilidad en que se han estado realizando las reuniones en los últimos tres años. Esa situación no ha permitido que el CNSS lograra mayores niveles de avance en cuestiones clave para el funcionamiento del SDSS, como son las unidades de atención primaria, los honorarios médicos y la receta única.

Seguro Familiar.  Esos temas de vital importancia para el funcionamiento del Seguro Familiar de Salud (SFS) han sido dirimidos fuera del escenario del Consejo.

“Esta discusión ha sido liderada por la Presidencia de la República”, critica el informe.

Las limitaciones reducen el papel del SDSS como instrumento de desarrollo, al transferir a su interior las desigualdades que prevalecen en el resto de la sociedad.

Limitar la exclusión.  Las leyes de salud y seguridad social deberían ayudar a reducir a su mínima expresión la exclusión social en salud y a garantizar el acceso a los servicios.

Sin embargo, a mediados de este año tan solo ha comenzado a funcionar el régimen contributivo y parcialmente el subsidiado, queda sin iniciar el contributivo subsidiado.

De acuerdo con lo que dispone la Ley 87-01, para el 2011 todos los regímenes deben estar funcionando plenamente, lo que exige una gran voluntad política.

La solidaridad.  La sostenibilidad del SFS depende de la solidaridad de los contribuyentes, la que ya existe, pero mientras mayor sea la afiliación, menor será la carga fiscal para el Estado.

“Dado el limitado desempeño de la economía dominicana para reducir la pobreza y crear empleos formales, se han formulado supuestos conservadores con respecto a trabajadores cotizando al régimen contributivo, para el 2015 ya más del 50% dependerá de ese pilar”, dice el informe.

La percepción de muchos dominicanos es que la seguridad social constituye un nuevo impuesto.

Casi es una esperanza para la SS

 Existe una evidencia empírica que sugiere que  tras la instauración de la Ley 87-01, de Seguridad Social, ha habido un impacto positivo en la cobertura y acceso de los servicios de salud. Estos datos son esperanzadores, pues reducen el gasto de bolsillo de los dominicanos.

Parte del costo del aseguramiento ya forma parte del presupuesto de Salud Pública en lo que concierne a atención a las personas.

“Se podría afirmar que el problema de la puesta en marcha del sistema de seguridad social en salud no es fiscal sino de índole institucional”, asegura el informe del PNUD.

El gasto de bolsillo de los dominicanos es muy elevado, por lo que los afiliados confiaron en que la Seguridad Social podría bajarlo.

 Protección

Para los estudiosos, el mercado de la salud es imperfecto, ya que este es un bien público y de información asimétrica.

Por esa razón la Ley 87-01  protegió a los afiliados del régimen subsidiado, los cuales están en el Seguro Nacional de Salud (Senasa).

El estudio define al seguro estatal como una institución eficiente en la gestión de sus afiliados, los que  reciben servicios de salud “con la misma cápita que las ARS privadas y que no es insuficiente”.