Estudiosos de la vida y obra de Hemingway
siguen sus huellas en Cuba

LA HABANA (EFE).- Estudiosos de la vida y la obra del escritor estadounidense Ernest Hemingway visitaron hoy la casa que éste conservó en Cuba hasta su muerte, convertida en un museo que atesora una valiosa colección de objetos que le pertenecieron.

Los participantes en el X Coloquio Internacional sobre Hemingway, especialistas y académicos de EE UU, Francia, Italia, Reino Unido y Puerto Rico, recorrieron las instalaciones del museo, conocido como la “Finca Vigía”, que desde hace varios meses se encuentra sometido a una reparación general.

La antigua casona que el novelista compró en 1940 y fue propiedad suya hasta que murió en 1961, se encuentra ubicada en el apartado barrio habanero de San Francisco de Paula.

La casa conserva su colección discográfica, la máquina “Royal” en la que escribió algunas de sus famosas novelas, trofeos de sus cacerías en África, fotos familiares, manuscritos y otros documentos que le pertenecieron.

En total, el museo conserva más de 22.000 piezas, entre libros, fotos, cartas, filmes, trofeos de caza, armas, objetos deportivos y de pesca.

En Cuba, Hemingway escribió “Nadie muere nunca” (1939), “Hombres en guerra” (1942), “El gran río azul” (1949), “A través del río y entre los árboles” (1959) y las fábulas “El buen león” y “El toro fiel”, “Por quien doblan las campanas” (1940), entre otros.

En áreas del museo se abrieron ayer dos exposiciones, una de esculturas, situada muy cerca de la piscina y a un costado del lugar reservado para mostrar el yate “El Pilar”, en el que Hemingway navegó en sus pesquerías por los mares del Golfo de México.

La otra muestra, recoge un grupo de ilustraciones y reproducciones del artista plástico ruso Shmarinov basadas en los personajes y episodios de la novela “Por quien doblan las campanas”, que el coloquio recuerda en el 65 aniversario de su primera edición.

La novela, concluida por Hemingway en 1940, narra la historia de un joven norteamericano que integra una unidad guerrillera antifascista perteneciente a las Brigadas Internacionales, que opera en las montañas de España.

En la segunda jornada del coloquio, la especialista estadounidense Susan Wrynn se refirió al minucioso trabajo que se realiza desde hace 10 años en la biblioteca y el museo John F. Kennedy, en Boston (EE UU), para preservar la colección de documentos y objetos que pertenecieron a Hemingway.

Wrynn explicó que la institución que representa guarda el 90 por ciento de los documentos de Hemingway: 7.500 manuscritos, 1.400 documentos, 2.500 cartas a sus familiares y amigos, así como libros, objetos personales y medios audiovisuales.