Etanol

EDUARDO KLINGER PEVIDA
En tanto la crisis de la energía expresada en los altos precios del petróleo y su estabilización por encima de los 90 dólares el barril se expone como uno de los grandes problemas de la economía mundial, se estimulan los criterios y esfuerzos para ir buscando fuentes alternativas, en especial aquellas no contaminantes, denominadas también limpias.

En una situación, además de crisis económica interna en un año electoral, el tema se ha convertido de importancia estratégica en los Estados Unidos.

Informes de prensa recientes resaltan la preocupación y relevancia de la agenda energética en el Estado de La Florida. Ello no es casual. Es el tercer Estado que más gasolina consume con un demanda de 8,700 millones de galones anuales. De ahí que el propio Gobernador estatal, Charlie Crist, ha tomado el problema en sus manos.

En sus planes de largo alcance está el convertir la Florida en uno de los más grandes productores de etanol del mundo. Se estima que ese negocio puede llegar a producir un volumen de operaciones por el orden de los 100 mil millones de dólares anuales.

Sin embargo, un simple cálculo aritmético nos dice que para lograr una mezcla del 10% etanol-gasolina, el Estado necesitaría producir, al menos, 870 millones de galones del biodiesel. El Departamento de Agricultura norteamericano calcula que en el Estado solo se puede alcanzar una producción del 40% de esa cifra. De ahí la necesidad de identificar fuentes alternas y posibles alianzas económicas.

Aunque el Gobernador Crist se despachó un recorrido por Brasil, Argentina y Chile promoviendo acuerdos que le permitan impulsar la industria local, lo cierto es que la vista se focaliza en el gran gigante sudamericano, por sus potencialidades.

Ciertamente Brasil tiene la gran experiencia mundial en la producción de etanol desde hace casi medio siglo. Ha logrado la autosuficiencia energética y ya factura ingresos por concepto de exportaciones de Etanol. por un monto de 6,200 millones de dólares en el 2006. Su capacidad de producción ha dado un salto espectacular desde los 95 millones de litros en el 2000 a 2, 500 millones en el 2007. A ello hay que agregar el intenso comercio entre ese país y el Estado de la Florida, que en el 2006 registró 11,300 millones de dólares.

La producción de etanol se ha convertido en uno de los negocios potenciales actuales más atractivos para toda la región. Hay planes de producción por doquier. Seguiremos sobre el tema.