EU acusa a países de desestabilizar

WASHINGTON (AP).- Cuba y Venezuela están en campaña de desestabilización por toda América Latina para instalar gobiernos izquierdistas y pueden lograr su objetivo en Bolivia con el ascenso al poder de un dirigente cocalero populista, dijo el martes un funcionario del Pentágono. 

Roger Pardo Maurer, subsecretario asistente de Defensa a cargo de asuntos interamericanos, afirmó que “no hay duda” de que el presidente venezolano Hugo Chávez “está financiando y dando apoyo moral” a las fuerzas radicales en Bolivia que han creado el caos y pueden llevar al poder en diciembre al sindicalista Evo Morales.

Sin embargo, un emisario del presidente boliviano Eduardo Rodríguez dijo que “no puedo ni afirmar ni negar” esas versiones, debido a que el gobierno de La Paz está en operación hace menos de dos meses y ha concentrado sus esfuerzos en la transición democrática.

“Nosotros tenemos estupendas relaciones con Venezuela, un país muy cercano a nuestros sentimientos…”, dijo Marcelo Ostria Trigo en una entrevista con AP. “Somos bolivarianos en el sentido histórico”.

Ostria Trigo, quien trajo su mensaje de transición a la Organización de los Estados Americanos, indicó que si en las elecciones el ganador era Evo Morales “el gobierno va a respetar el resultado”.

“Sobre si gana o no gana (Morales), ésa es una especulación en la cual no puedo entrar”.

Morales ha sido señalado por las autoridades bolivianas del gobierno previo del presidente Carlos Mesa como el responsable de las manifestaciones callejeras que en dos años han tumbado también, además de Mesa, al presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

Morales y el ex presidente Jorge Quiroga de centroderecha se perfilan hasta el momento como los favoritos.

Pardo Maurer dijo que Chávez proporciona el dinero para la agitación en Bolivia y el presidente cubano Fidel Castro la organización y dirección de los movimientos populares.

“Ambos están tratando de capitalizar la formación de un estado populista marxista-socialista”, dijo hablando en un coloquio en el Hudson Institute, una organización conservadora de Washington.

Indicó que había proyectos de Chávez y Castro para subvertir el orden “en todas partes”.

Cuba tiene entre 35.000 y 50.000 personas en Venezuela en programas de entrenamiento físico, servicios de salud y educación, dijo.

“Pero hay también un gran número de personal militar”, agregó. “Los cubanos han tomado posiciones administrativas importantes en virtualmente todos los estados de Venezuela”.

Pardo Maurer dijo que había, por otro lado, un flujo de “miles y miles de venezolanos” hacia Cuba, pero se abstuvo de proporcionar el propósito de esa emigración.

Señaló que a cambio del personal entrenado que Cuba envía a Venezuela, Chávez le daba a la isla 90.000 barriles de petróleo al día a precios subsidiados.