EU nombra coordinador para transición Cuba

WASHINGTON (AFP).- El gobierno estadounidense del presidente George W. Bush dio un paso más este jueves para presionar al régimen de Fidel Castro, al designar al funcionario del Congreso Caleb McCarry como “coordinador para la transición cubana”, un año después de reforzar el embargo contra la isla.

   El objetivo “es acelerar la desaparición de la tiranía de Castro”, declaró la secretaria de Estado Condoleezza Rice, tras nombrar a McCarry en un cargo, cuya creación había sido recomendada hace más de un año por la “Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre”, copresidida por su predecesor Colin Powell, y el actual senador Mel Martínez.

   El designado coordinador, que trabajará en la oficina para el hemisferio occidental del Departamento de Estado, terminó la reunión lanzando un vibrante: “¡Viva Cuba libre!”.

   En declaraciones posteriores a radio Mambí de Miami, advirtió de que “la dictadura lo que está haciendo es formulando sus planes para perpetuarse en el poder, pero eso lo hacen en la oscuridad”.

   Rice, por su parte, recordó que “durante cerca de 50 años, el régimen de Castro condenó a la gente de Cuba a un destino trágico de represión y pobreza”, en una reunión ante funcionarios estadounidenses y disidentes cubanos en el Departamento de Estado.

   “Estamos dando un impulso a la sociedad civil cubana para que se organice mejor”, añadió la jefa de la diplomacia de Estados Unidos. “Estamos trabajando para negarle recursos al régimen de Castro y transmitir la verdad sobre su trato deplorable al pueblo cubano”, añadió.

   Bajo anonimato, un funcionario del Departamento de Estado sostuvo que el nombramiento no era una injerencia en asuntos internos del país vecino. “Vamos a respetar la elección de un liderazgo en un proceso democrático”, explicó.

   “Nuestra política es esencialemente que Cuba debería ser Cuba y debería estar dirigida por cubanos elegidos libremente por sus compatriotas”, añadió, tras declararse convencido de que “la transición está en camino” en el país caribeño.

   Para evitar que el régimen sobreviva después de Castro, “queremos convencer a la comunidad internacional de que no es de su mejor interés por la paz y la seguridad de Cuba, que el pueblo cubano siga siendo oprimido por una nueva generación” de dictadores, explicó.

   Rice elogió la experiencia de McCarry y dijo de él que tenía “una vida de experiencia y análisis en asuntos latinoamericanos”. El designado coordinador trabajó durante ocho años como asesor de la comisión de la Cámara de Representantes para las Relaciones Internacionales.

   Antes, se desempeñó como vicepresidente del programa americano del Centro por la Democracia.

   Tras el informe de la comisión, el presidente Bush decidió fortalecer el embargo contra Cuba en junio de 2004, limitando los viajes y las remesas de los cubanos residentes en Estados Unidos a la isla.

   En una primera reacción, el congresista anticastrista Lincoln Díaz-Balart, aseguró que McCarry “es altamente calificado” para cumplir su misión.

   “Cree profundamente en el derecho del pueblo cubano a vivir en libertad y trabajará diariamente para asistir a los cubanos a lograr una transición democrática con prontitud”, añadió el representante.

   El 10 de octubre de 2003, Bush anunció la creación de la comisión para planificar la transición en Cuba. Tras recibir un informe en medio de la campaña electoral para las elecciones presidenciales de noviembre, optó por reforzar el embargo a partir del 30 de junio del pasado año.

   El mandatario ordenó limitar las visitas familiares a Cuba de una vez al año a una cada tres años. Los viajes sólo pueden hacerse ahora para visitar a familiares inmediatos (abuelos, nietos, padres, hermanos, cónyuges e hijos), y también sólo a éstos podrán enviarse las remesas.