EU pagó miles dólares por reos musulmanes

SAN JUAN (AP).- Los Estados Unidos pagaron de 3.000 a 25.000 dólares a cambio de cada prisionero musulmán capturado por sus aliados en Afganistán y Pakistán, dijeron los reos vendidos, que ahora están confinados a la base naval de Guantánamo.

El gobierno de Estados Unidos suministró las declaraciones de los presos, formuladas ante tribunales militares en la base, como respuesta a una demanda de The Associated Press basada en la Ley de Libertad de Información.

Un ex funcionario de inteligencia de la CIA que participó en la búsqueda de Osama bin Laden dijo a The Associated Press que las versiones parecían verídicas porque los aliados de Estados Unidos recibían con regularidad recompensas por ayudar a capturar combatientes del Talibán y al-Qaida.

El ex funcionario Gary Schroen dijo que había llevado personalmente una valija con 3 millones de dólares en efectivo para suministrar equipos bélicos y persuadir a jefes guerreros afganos a aliarse a las fuerzas especiales de Estados Unidos en sus combates en la región.

“No me sorprendería que pagásemos recompensas”, dijo Schroen, que se jubiló de la CIA poco después de la caída de Kabul, a fines del 2001.

Recientemente, Schroen publicó un libro acerca de cómo la CIA lanzó la guerra de Afganistán.

Schroen dijo que cabecillas afganos como el general Rashid Dostum recibieron fondos.

“Quizá los estábamos recompensando…. porque esos tipos capturaban a un montón de afiliados al Talibán y al-Qaida”, dijo.

Pakistán ha entregado centenares de sospechosos a los norteamericanos, pero el ministro de información, el jeque Rashid Ahmed, dijo a la AP que “nadie ha aceptado ningún dinero”.

Los departamentos de Estado, Justicia y Defensa, y la Agencia Central de Inteligencia, también dijeron no tener noticia alguna de pagos de recompensa a cambio de la entrega de prisioneros.

El programa federal de Recompensas por la Justicia sólo paga por informaciones conducentes a la captura de presuntos terroristas identificados por su nombre, dijo Steve Pike, vocero del Departamento de Estado.

Hasta ahora ese programa ha pagado unos 57 millones de dólares, según su página electrónica.