EU trata de volver vida normal tras tormenta

m4

Washington
Agencias
Con el transporte público ralentizado y cientos de vuelos cancelados, millones de personas en el este de Estados Unidos intentaron ayer volver a la normalidad tras la feroz nevada del fin de semana, que costó la vida a al menos 42 personas y todavía paraliza la actividad en escuelas y centros de trabajo.
Más de 40 horas después de que el sábado por la noche cayera el último copo de nieve, el recuento de fallecidos por la tormenta Jonás asciende a al menos 37 en todo el país, según estimaciones de autoridades locales recopiladas por medios estadounidenses.
Las causas de las muertes fueron desde la hipotermia a los accidentes automovilísticos, pasando por la intoxicación con monóxido de carbono y los ataques al corazón de varios ancianos que trataban de despejar con palas la entrada de sus casas. Unos 1,600 vuelos internos o con origen o destino en Estados Unidos resultaron cancelados hoy, y al menos 1.326 fueron retrasados, según el recuento del sitio web especializado flightaware.com.
Pero esas cifras son inferiores a las del fin de semana, y los aeropuertos de Dulles, Ronald Reagan y Baltimore, los más cercanos a Washington, pudieron reanudar este lunes temprano sus operaciones.