Europa dividida en cómo lidiar con la inmigración

BRUSELAS. AP. Las naciones de la Unión Europea lograron pocos progresos en el debate de un plan de movilización contra los trabajadores ilegales y los empleadores que los contratan o abusan de ellos. 

Alemania, Suecia y Polonia encabezaron un grupo de siete países opuestos a una operación generalizada contra los indocumentados y sus empleadores en las conversaciones de los ministros de justicia y del interior que debatieron aquí ayer la cuestión.  Aquéllos argumentaron que el plan haría poco para impulsar los esfuerzos por combatir el tráfico de personas y las bandas que los traen como mano de obra barata al bloque de 27 países. 

Las reglas, de ser aprobadas en los próximos meses, también podrían determinar el fin de la mano de obra barata para los agricultores y para los individuos que emplean ilegalmente a trabajadores de temporada, mucamas y sirvientas sin pagar impuestos ni los cargos por seguridad social sobre sus salarios.

El ministro de Justicia sueco Tobias Billstroem dijo que la UE en cuanto organización no tenía la prerrogativa de recomendar cargos penales.