Europa estudia su futura Constitución

http://hoy.com.do/image/article/196/460x390/0/554B96D9-AE7F-4925-B68B-97ECE956CF08.jpeg

NAPOLES (ANSA).- Los cancilleres de la Unión Europea comenzaron a examinar ayer en Nápoles, Italia, el borrador de la futura Constitución destinada a regular la vida de 550 millones de europeos.

En los debates de la Conferencia Intergubernamental, que se realiza entre imponentes medidas de seguridad, participan por primera vez a título pleno los cancilleres de los diez países que ingresarán a la UE, en mayo próximo.

Los cancilleres de Chipre, Malta, Hungría, Letonia, Estonia, Lituania, República Checa, Eslovaquia, Polonia y Eslovenia, discutirán hoy y mañana junto a los Quince los fundamentos de la Europa ampliada, que llevará sus fronteras hasta Rusia.

Cuatro mil agentes, helicópteros, francotiradores y perros antiexplosivos fueron desplegados en todos los puntos clave de la ciudad, para garantizar la seguridad de la reunión, en la que se acreditaron más de 700 periodistas de todo el mundo.

Las discusiones se concentran sobre algunos temas claves de tipo institucional, como la presidencia de la UE y el voto de mayoría recomendado por la presidencia italiana, rechazado por algunos países, como España.

Por su parte, Portugal reclama un tratamiento igualitario para todos los Estados miembros, con representantes en la futura Comisión para los países más pequeños.

Alemania, Francia y Gran Bretaña llevaron a la mesa de las discusiones el controvertido tema de la defensa europea, para el que proponen un compromiso sobre el mecanismo denominado “cooperaciones estructuradas”, la cláusula de la defensa común y la posibilidad de establecer un cuartel general europeo autónomo de la OTAN.

Los tres países piden que el mecanismo de las cooperaciones estructuradas, para los Estados que quieran participen en la creación de un futuro ejército europeo, sea lo menos excluyente posible.

Con respecto a la defensa común, que figura en el borrador de la Constitución, Francia, Alemania y Gran Bretaña adhieren al principio de que si uno de los Estados de la UE es objeto de un ataque armado en su territorio los demás países le prestarán ayuda y asistencia, incluida la militar.

La instalación de un cuartel europeo en Bruselas, lanzada a principios de año por Bélgica, Luxemburgo, Francia y Alemania, a la que ahora adhirió también Gran Bretaña, fue muy criticada por Estados Unidos.

Otro tema clave de debate en la reunión de Nápoles es el de la mención de las raíces cristianas de Europa en la futura Carta Magna europea, posición sostenida por Italia, España, Polonia e Irlanda, pero que no cuenta con la adhesión de la mayor parte de los Estados europeos.

La cumbre diplomática de Nápoles, que concluirá mañana, se lleva a cabo bajo el impacto de las polémicas generadas por las decisiones asumidas en Bruselas por los ministros de Finanzas de la UE, el 12 y el 13 de diciembre, relativas a Francia y Alemania.

Si bien el vocero de la UE, Stefaan de Rynck, indicó hoy que el tema no sería abordado en Nápoles, porque la agenda de las discusiones estaba abarrotada, la cuestión de candente actualidad se impuso igualmente.

Holanda y España plantearon hoy la cuestión de la credibilidad de la UE, en su opinión, seriamente afectada por la decisión del Ecofin (Consejo de ministros de Finanzas) y advirtieron que incluirán el tema en la agenda de la reunión de jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará en Bruselas en diciembre próximo.