Evacúan un millar de residentes tras alud en California

Los Angeles (EEUU), 1 jun (EFE).- Un alud de barro y tierra en el sur de California forzó hoy la evacuación de un millar de residentes en la zona afectada, donde cerca de una veintena de casas quedaron destrozadas.

El deslizamiento de tierra tuvo lugar en la localidad costera de Laguna Beach, al sur de Los Angeles, sin que se produjeran víctimas mortales.

Aún se desconocen las causas de este deslizamiento, pero las autoridades locales lo han relacionado con las lluvias torrenciales que recibió entre enero y febrero el sur de California.

En enero, la pequeña localidad costera de La Conchita, al norte de Los Angeles, se vio parcialmente sepultada por un alud de tierra y barro causado por las lluvias, que dejó 10 muertos y cuantiosas pérdidas materiales.

En esta ocasión, aunque el área afectada es mayor no ha muerto ninguna persona.

Los servicios de emergencia insistieron en que el número de heridos es muy reducido, en su mayor parte aquejados de cortes o rasguños al salir descalzos de casa.

Sin embargo, los daños materiales son cuantiosos debido al tamaño de los hogares afectados, situados en una zona donde el precio medio de la vivienda es de dos millones de dólares.

Se calcula que el número de hogares destruidos es entre 15 y 18, mientras que otros 20 se han visto seriamente afectados.

Además, las autoridades evacuaron a los residentes de entre unos 310 a 350 hogares y 446 usuarios de la zona se encuentran sin suministro eléctrico o agua.

Los vecinos comenzaron a notar el deslizamiento en la madrugada, al quedarse sin luz y escuchar extraños ruidos, como si fueran pequeños estallidos.

Finalmente, la colina en la que se situaban esas casas cedió, aunque el deslizamiento fue mucho más lento que el que se produjo meses antes en La Conchita, lo que evitó una catástrofe humana.

El sur de California recibió el pasado invierno cantidades de lluvia que estuvieron a punto de superar todos los récords históricos del área y que el suelo fue incapaz de absorber, incluso después de tres meses sin precipitaciones.

Incluso así, muchos vecinos de la zona han apuntado a otras posibles razones para este nuevo deslizamiento de tierra, como la construcción de nuevas viviendas en el área o la ruptura de un depósito de agua que pudo facilitar el alud. EFE