Evalúa daños “Emily”

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/2DD273D3-5462-4A86-BA22-E7BD6A0AED67.jpeg

MEXICO (AFP).- Inundaciones en vialidades, la caída de un puente que ocasionó un incendio, y la suspensión de la electricidad en 52 municipios de los estados de Tamaulipas, Nuevo León y Veracruz, dejó el huracán Emily a su paso por el norte de México, antes de perder fuerza y convertirse en tormenta tropical.

   “Los daños materiales tienen arreglo y la reconstrucción de las zonas afectadas por Emily se inicia hoy mismo (jueves), pero lo más importante de todo es que por el momento el saldo es blanco y no hay pérdidas humanas que lamentar”, dijo Eugenio Hernández, gobernador de Tamaulipas, estado con costas en el Golfo de México.

   Al entrar por segunda vez a territorio mexicano, después de cruzar el lunes la península de Yucatán (este) desde el mar Caribe, Emily dañó “algunas viviendas, hubo algunos puestos derribados, lo mismo que árboles, así como problemas con el suministro de energía eléctrica”, agregó el funcionario.

   En Monterrey, capital del estado de Nuevo León (norte), la caída de un puente ocasionó una fuga de gas natural y un posterior incendio la madrugada del jueves, sin que se reportaran víctimas fatales, de acuerdo con la empresa distribuidora de gas afectada.

   El colapso del puente se debió al hundimiento de una de sus columnas, tras las fuertes lluvias ocasionadas por Emily, según los primeros peritajes de las autoridades.

   Emily tocó tierra a primera hora del miércoles en el municipio de San Fernando, una localidad pesquera en la denominada Laguna Madre de Tamaulipas.

   El ciclón perdió fuerza y se convirtió en tormenta tropical a las 00h00 GMT de este jueves, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami.

   En Tamaulipas y Veracruz (este) más de 34.000 personas fueron evacuadas, mientras que en Nuevo León (norte) 6.655 habitantes fueron trasladados a distintos albergues, según la coordinación nacional de Protección Civil.

   El pasado lunes Emily atravesó la península turística de Yucatán, donde una amplia movilización de las fuerzas federales y estatales evitó víctimas, pero los daños ascendieron como mínimo a 25 millones de dólares.