Evitemos los cánceres por el virus del papiloma humano

Recientemente se celebró en la ciudad Capital, la II Jornada de Pediatría Profesor Hugo R. Mendoza, en honor a quien fuera el padre de la pediatría moderna en nuestro país; además de haber sido el más completo pediatra nacional que impulsara la enseñanza, investigación y la pediatría basada en evidencias.

 Durante el simposio sobre nuevas vacunas, la Dra. Soraya Castro, Sub Directora del Hospital Regional Universitario Arturo Grullón, de Santiago, ofreció una conferencia de actualización sobre el virus del papiloma humano y su prevención. Fueron tan importantes las informaciones vertidas, que le solicité su conferencia para escribir algunas de sus afirmaciones sobre este virus y cómo prevenirlo.

El virus del papiloma humano –VPH- es un virus DNA sin envoltura habiéndose identificado unos 130 tipos. Sin embargo, alrededor de 40 son los que sexualmente se transmiten. Los tipos 6, 11 y otros, se denominan de bajo riesgo y son los causantes de las verrugas genitales o condilomas, y la papilomatosis laríngea recurrente. Los llamados de alto riesgo son los tipos 16, 18 y otros, causantes del cáncer del cuello uterino en  la mujer y otros cánceres ano-genitales, los subgrupos de cánceres de la cavidad bucal y cánceres de boca y faringe.

En el país 3.19 millones de mujeres de igual o más de 15 años de edad están en riesgo de contraer uno de estos cánceres. Asimismo, cada año  1,299 mujeres son diagnosticadas con cáncer en el cuello uterino y 591 mueren de acuerdo a nuestras estadísticas que sabemos que son muy deficientes.

De acuerdo al informe de la Organización Mundial de la Salud, el cáncer del cuello uterino es el segundo cáncer más frecuente entre las mujeres de nuestro país y el primero entre los 15 y 44 años. Desgraciadamente no tenemos la carga de la enfermedad por VPH en la población general. Sin embargo, en la región del Caribe, alrededor de 35.4% de las mujeres albergan una infección cervical por VPH en un momento determinado y el 61.1% de los cánceres del cuello uterino invasores, son atribuidos al VPH tipo 16 ó 18.

Por otro lado, la verruga genital es la infección más frecuente en el mundo. Estudios en América Latina señalan una prevalencia entre 2.5 a 7.8% y en los países occidentales entre las mujeres ocupan del 4 al 11%. Las presentaciones clínicas pueden ser en condilomas acuminatas o condilomas planos.

La papilomatosis laríngea no es más que la infección de la garganta por el VPH, en casi el 100% de los casos, sobre todo el 6 y el 11. Asimismo, entre el 10 al 50% de los cánceres de boca y nariz, faringe y laringe en todo el mundo son causados por el VPH de alto riesgo. El 90% por los tipos 16 y 18.

En un reciente estudio realizado en la Universidad de New South Wales, Australia, el VPH fue encontrado en el 70% de los cánceres de próstata y el 55% conjuntamente con el virus de Epstein Barr, causante de la mononucleosis infecciosa.

El VPH puede prevenirse hoy día a través de dos vacunas disponibles. Debe aplicarse a partir de los nueve a trece años, antes de iniciar sus actividades sexuales. Sin embargo, la vacuna con cuatro tipos de virus: 6, 11, 16 y 18 es la única recomendada tanto a niñas como niños, ya que la bivalente: 16 y 18 solo es recomendada únicamente a las niñas.

Ahora que inicia un nuevo gobierno, es importante que el ministro de Salud piense en introducir esta vacuna en el Programa Ampliado de Inmunizaciones para beneficio de todas las mujeres y hombres de este país.