Ex del CNSS advierte nuevos afiliados estarían en orfandad

17_03_2017 HOY_VIERNES_170317_ El País8 E

El exgerente general del Consejo Nacional de la Seguridad Social Arismendy Díaz Santana, advirtió ayer que los trabajadores independientes que se afilien al sistema de seguridad social, una vez se elimine el régimen contributivo subsidiado, serían abandonados a su suerte, sin la más mínima solidaridad.

El proyecto que elimina el régimen contributivo subsidiado para los trabajadores independientes dispone que estos se afilien al contributivo por su propia cuenta pagando RD$930 per cápita más los copagos, es insolidario, dijo el autor del proyecto que creó hace 15 años la ley 87-01.
“Un taxista con esposa y dos hijos tendría que pagar RD$3,720 mensuales, sin la ayuda ni la solidaridad de nadie, obviamente, recibirían un tratamiento similar al que tenían antes de la Ley 87-01: cero solidaridad social, abandonados a su propia suerte”, advirtió.
Ante este panorama solo se afiliarían aquellas personas muy enfermas, seguras de que consumirán más que lo que aportarán, creando un déficit que elevaría el riesgo de desequilibrio financiero del contributivo. La afiliación sería voluntaria y también la desafiliación.
Por otro lado, aseguró que las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) temen que se retiren luego de resolver su problema de salud. Esta, dice no es una solución ni sustentable financieramente ni solidaria, por lo que plantea preservar el contributivo subsidiado como dice la ley.
¿Están en peligro ARS y AFP? No están en peligro, pero sienten que les están quitando atribuciones que les son propias según la ley 87-01, asegura Díaz Santana.
Dice que se oponen a que les impongan la contratación automática de todos los médicos. Advierte que si no pueden seleccionar las clínicas, tendrán una excusa para no cumplir con los derechohabientes.
Avaricia Considera que las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) están en peligro, pero no a causa del proyecto, sino por las excesivas ganancias que están matando la gallina de los huevos de oro. “Si continúan así, crecerán las demandas de eliminar la capitalización individual o de mantener sola a la AFP pública”.
La reforma Para Díaz Santana, la reforma debe apoyarse en un estudio objetivo, para elevar la protección social de los afiliados y aumentar la cobertura.
Debe indicar claramente cuáles son las principales limitaciones, qué objetivos se persiguen y cómo se van a lograr. Además, establecer prioridades y gradualidad, ya que el que mucho abarca, poco aprieta, especialmente dada la cantidad de intereses creados, insiste.
Prioridades. A su juicio, las prioridades de la reforma deben ser, reducir el gasto de bolsillo de las familias, eliminando o limitando el cobro de diferencias, asegurar el acceso a un seguro de salud para los pensionados y jubilados y establecer una fecha para el inicio pleno de la atención primaria como puerta de entrada, no como plantea el proyecto para “seleccionar servicios de promoción y prevención”.
Asimismo, disponer la indexación anual de todas las pensiones y jubilaciones, congeladas durante más de una década y establecer un aumento gradual del aporte a las pensiones para un mejor retiro.
El exgerente planteó además, reducir las comisiones de las AFP para que el fondo de pensiones crezca más rápidamente, eliminando distorsiones y privilegios irritantes.
Planteó eliminar el Plan Básico y establecer un verdadero Plan Básico de Salud, fortalecer la autonomía y fiscalización de la Tesorería de la Seguridad Social para reducir y sancionar la evasión y la elusión.
El Gobierno socializa con varios sectores un documento que modificaría la ley.