Ex presidente Gutiérrez ofrece entregarse a justicia de Ecuador

TUMBES, Perú (AFP).- El depuesto presidente de Ecuador, Lucio Gutiérrez, afirmó este sábado que está dispuesto a entregarse a la justicia de su país para afrontar un juicio en el que espera librarse de las acusaciones de haber atentado contra la seguridad del Estado.

En la localidad costera de Tumbes, situada en territorio peruano a 20 km de la frontera ecuatoriana, Gutiérrez -derrocado el 20 de abril pasado y que cuatro días después salió de su país- expresó que estaba dispuesto a regresar a Ecuador aún a riesgo de ser detenido, en virtud de una orden judicial de detención que está pendiente.

“Si es que no revocan la orden de prisión, nuestra decisión es ingresar al Ecuador. No puedo estar todo el tiempo fuera del país”, dijo.

Al ser consultado por la AFP sobre si está dispuesto a exponerse a ser detenido y dar la cara a la justicia, el ex mandatario respondió: “Justamente, eso es lo que quiero”.

“Si me detienen, qué puedo hacer, pero voy a ingresar a mi país. Quiero dar la cara”, añadió el ex presidente, quien exigió “mínimas garantías para mi vida y un debido proceso”.

El ex jefe de Estado no precisó la fecha de su retorno a Ecuador desde Perú, adonde llegó hace una semana procedente de Estados Unidos, donde se había instalado temporariamente.

“Cuando la gente de nuestro pueblo nos diga es el momento, vamos, pues vamos a ingresar a Ecuador”, enfatizó.

Mientras, el ministro de Gobierno (Interior) y Policía, Mauricio Gándara, insistió el viernes que “no le estamos impidiendo la entrada al coronel Gutiérrez” y agregó que puede regresar “cuando guste”.

“Pero si entra, hay que aplicar la prisión preventiva que ha dispuesto el presidente de la Corte Superior (de Justicia) de Quito y traerlo a Quito”, declaró.

Esa Corte dispuso hace una semana la prisión preventiva de Gutiérrez y ex colaboradores de su gobierno (2003-2005) acogiendo así un pedido de la Fiscalía.

“El se proclama presidente de la República y desconoce al gobierno (de Palacio) que está en legítimo ejercicio de su autoridad”, dijo entonces Gándara, quien presentó la demanda penal.

La defensa de Gutiérrez apeló la orden de prisión, pero -según la prensa nacional- la presidencia de la Corte dijo esa decisión se mantiene en vigencia.

Gutiérrez provocó la reacción del gobierno de Palacio con declaraciones que hiciera en Estados Unidos. “Eso no es sedición. Sedición, una y mil veces, es lo que hicieron Palacios y Gándara al ir a golpear las puertas de los cuarteles (para buscar apoyo)”, manifestó el depuesto presidente.

El ex presidente acusó de “conspirador” y “sedicioso” a su sucesor Palacio, quien asumió la primera magistratura cuando el Congreso declaró el cargo vacante.

En la cercanías de la frontera con Ecuador, adonde decenas de simpatizantes se han trasladado para expresarle su respaldo, Gutiérrez dijo que en su país “tiene que haber justicia, pues no he cometido ningún delito”.

Mientras tanto, su defensor, el abogado y político ecuatoriano Fernando Larrea, manifestó en Tumbes “que le metan preso, está bien. El quiere ir y que le metan preso, porque va a responder a la acusación”.

El ex presidente señaló que este domingo se trasladará hacia Aguas Verdes, en plena frontera con Ecuador, para “estar cada vez más cerca de nuestra patria, a sentir el aire ecuatoriano, estar frente a la amada patria”.