Exhiben en París el “Gran pueblo” de la Isla de Pascua

PARÍS. AFP. Los habitantes de la Isla de Pascua “no eran imbéciles” que provocaron la desertificación de su isla sino, por el contrario, “un gran pueblo” víctima de un desastre ecológico natural, según una exposición científica y artística que se inaugura el jueves en París.

Michel y Catherine Orliac, científicos del CNRS (Centro Nacional de Investigaciones Científicas), que trabajan desde 1988 sobre Polinesia y la isla de Pascua, son los comisarios de la exposición “Rapa Nui, la Isla de Pascua”, organizada en el “Espace Fondation EDF” de París.

El objetivo de esta muestra es presentar sus investigaciones y, sobre todo, “mostrar la grandeza de ese pueblo”, afirman.

La exposición, muy didáctica y con carteles explicativos, videos y películas, permite admirar objetos de arte, estatuas, tabletas de escritura y dibujos de Pierre Loti.

Reúne “por vez primera todo lo más bello sobre la Isla de Pascua que poseen las colecciones públicas francesas y algunas privadas”, afirman. “Rapa Nui, la Isla de Pascua”, se propone asimismo refutar las hipótesis defendidas por el geógrafo Jared Diamond o el astrónomo Hubert Reeves. Según éstos, los nativos de esa isla chilena en el océano Pacífico causaron su propia pérdida cortando todos los árboles de la isla para transportar los “moai”, sus famosas estatuas monumentales, y de esta forma provocaron la desertificación.

Los habitantes de la isla eran “gentes excepcionales y de ninguna manera imbéciles que serrucharon la rama en la que estaban sentados”, afirman los científicos franceses.

En su opinión “ocurrió algo brutal hacia 1650, un periodo de sequía más o menos largo que hizo desaparecer la vegetación”. Los Orliac estudiaron 12,000 carbones sacados de hornos culinarios. Antes de esa fecha, había 23 especies de árboles. Después sólo seis, y los habitantes quemaban sobre todo hierba. Análisis de corales de Nueva Caledonia realizados por otros científicos demuestran también que hubo variaciones de temperatura y una sequía entre 1600 y 1650, quizá ligadas al fenómeno El Niño. En cuanto a la hipótesis del hundimiento social a raíz de “hombres que peleaban y se devoraban entre ellos, no tenemos ninguna prueba”, recalca Michel Orliac. Al contrario, los rapanui, el gentilicio de los habitantes de la isla, concentran su saber polinesio.

Población de la isla

Rapa Nui 

Para poblar “la isla habitada de la tierra que se encuentra más alejada de toda otra tierra habitada”, debieron navegar contra viento y marea. Llegar a ella “fue una verdadera hazaña”, cuentan los científicos franceses.

Tras la catástrofe, “hubo adaptaciones, era un pueblo muy inventivo”. Encontraron soluciones para hacer crecer las plantas, protegidas por pequeños muros circulares o por piedras. Sus dioses les fallaron y ellos inventaron una nueva forma de deidad, explican. La exposición, que permite comprender la vida cotidiana, las estructuras sociales y las creencias de los rapanui, está ilustrada por fotos encargadas especialmente a la fotógrafa Micheline Pelletier.