Exhortan proteger niños

WASHINGTON (AFP).- La autoridad estadounidense de reglamentación de las comunicaciones (FCC) remitió esta semana al Congreso un informe solicitándole intervenir para proteger a los niños de las imágenes de violencia en la televisión. Consultada por legisladores que deseaban tener su opinión sobre la necesidad, legalidad y posibilidad de aplicar regulaciones de este tipo, la FCC remitió el miércoles su informe, del cual la AFP obtuvo el jueves una copia.

Sobre la necesidad, la FCC subraya que los niños estadounidenses pasan entre dos y cuatro horas por día frente a la televisión, y cita diferentes estudios para concluir que “la exposición a la violencia en los medios puede incrementar el comportamiento agresivo de los niños, al menos a corto plazo”.

Sobre la legalidad, la comisión reconoce que la descripción de la violencia es una forma de expresión cuya libertad está garantizada por la Constitución estadounidense, pero sobre la cual la Corte Suprema puede aceptar regulaciones si son limitadas y justificadas por el interés público.

En relación a las medidas a tomar, la FCC sugiere que las advertencias al público y las técnicas que permiten a los padres bloquear algunos programas son útiles, pero poco eficaces.

Aunque todos los aparatos de televisión vendidos en Estados Unidos después del año 2000 están equipados con control paterno, sólo 15% de los padres lo usan.

Por lo tanto, la FCC recomienda limitar las horas de difusión de las emisiones con carácter violento, al igual que ocurre con las imágenes eróticas, que están prohibidas entre las 06H00 y las 22H00.

Estimando que puede haber violencia en programas tan diversos como un partido de fútbol americano, el dibujo animado “El coyote y el correcaminos”, la película “La lista de Schindler” o en los noticieros centrales, la FCC estima que es posible y necesario definir precisamente las imágenes afectadas por las restricciones.

“Por ejemplo, una definición de este tipo podría incluir representaciones de una fuerza física ejercida contra un ser animado que, en el contexto, sean claramente chocantes”, propone el informe.

También destacó que los suscriptos a la televisión para abonados y a la televisión satelital no deberían ser obligados a tomar ningún canal que no quisieran en un paquete, y deberían poder elegir los canales que quieran uno por uno.

Sin embargo, la garantía constitucional de la libertad de expresión complica cualquier restricción regulatoria en Estados Unidos.

Esto puede llevar a raros extremos: la semana pasada las cadenas de televisión estadounidenses decidieron emitir las declaraciones llenas de odio de Cho Seung-Hui, el estudiante universitario autor de la masacre de Virginia Tech, pero al mismo tiempo silenciaron con un “pitido” algunos de sus insultos potencialmente ofensivos.

Caroline Fredrickson, directora de la oficina legislativa en Washington de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, una organización sin fines de lucro que vela por el respeto de los derechos constitucionales, cuestionó las recomendaciones de la FCC.

“El gobierno no debería reemplazar a los padres como tomadores de decisión en los hogares estadounidenses. Hay algunas cosas que el gobierno hace bien, pero decidir qué y cuándo se emite algo en televisión no es una de ellas”, dijo.

“Los padres ya tienen muchas herramientas para proteger a los niños, incluyendo bloquear programas y canales, cambiar de canal y apagar la televisión. El gobierno no debería actuar de padre de los padres”.