Expansión económica de China ha sido gran negocio para AL

<P data-lazy-src=

América Latina ganó entre 42.000 y 75.000 millones de dólares entre los años 2002 y 2008 gracias a la incidencia del crecimiento de la demanda china.

Washington. La advertencia lanzada por la agencia Standard and Poor’s, que manejó seriamente por primera vez la idea de que Estados Unidos no pueda cumplir con los compromisos de su deuda, podría anunciar cambios radicales para la economía mundial, afirmaron expertos.

En el mundo de los mercados de crédito, la «triple A» es sinónimo de «dejar pasar». Los países y empresas que la poseen pueden endeudarse a tasas muy interesantes, contrariamente a los otros.

Por tanto, cuando la agencia S&P advirtió el lunes que Estados Unidos tenía una chance sobre tres de perder su nota «AAA» en los dos próximos años provocó estupor, en particular en los mercados financieros.

Pero el impacto más importante fue tal vez hacer no sólo imaginable sino probable la hasta ahora impensable baja de la nota de Estados Unidos.

«Si en dos años no hemos no solamente hecho nada, sino acumulado 2.500 millones de dólares de deuda suplementaria, no será más una chance sobre tres», previno Steven Ricchiuto, economista de Mizuho Securities.

«La probabilidad de que eso pase es creciente», agregó, apuntando directamente a las diferentes fuerzas políticas estadounidenses, que discrepan sobre las formas de reducir el déficit presupuestal estadounidense.

La advertencia de S&P podría tener repercusiones profundas para la economía estadounidense, resaltó AFP.

«Dañaría seriamente el estatuto de moneda de reserva» del dólar, explicó Steven Ricchiuto, sugiriendo un mundo en el cual éste ya no sería la referencia.

Descrito por algunos como un «privilegio exorbitante», el estatuto del dólar le aporta a Estados Unidos de 40.000 a 70.000 millones de dólares cada año, según un estudio del gabinete McKinsey publicado en 2009.

Los activos estadounidenses son más atractivos para los inversores extranjeros porque están cotizados en una moneda estable y siempre buscada.

Esta fuerte demanda se traduce en facilidades para conseguir préstamos baratos para el gobierno estadounidense, y también para los consumidores y las empresas.

Para los consumidores, una baja de la nota provocaría un alza de las tasas hipotecarias, hundiendo un mercado inmobiliario ya sombrío, precisó Inna Mufteeva, del banco Natixis.

Por su lado, las empresas «verían aumentar sus costos de financiamiento, lo que penalizaría las inversiones productivas», agregó.

La relación entre Estados Unidos y sus principales acreedores -China, Japón y Europa- también podría cambiar. 

China pide medidas a EU

El Gobierno chino urgió ayer  a Estados Unidos a adoptar «medidas responsables» para proteger a los inversionistas, luego de que la calificación de su deuda fuera colocada en «perspectiva negativa» por la agencia de evaluación Standard & Poor’s.   «Esperamos que el gobierno estadounidense adoptará serias medidas políticas responsables para proteger los intereses de los inversionistas», declaró el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Hong Lei.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas