Expediciones de 1959, un legado a la democracia

Expediciones de 1959, un legado a la democracia

Monumento que honra a los jóvenes que llegaron desde Cuba con intención de derrocar a Trujillo.

Intelectual preocupado porque esa gesta caiga en el olvido, ante las deficiencias del sistema educativo en enseñar sobre hechos trascendentales sobre la historia patria.

El historiador Juan Daniel Balcácer, miembro de número de la Academia Dominicana de la Historia, manifiesta que las expediciones de Junio de 1959 dejaron un invaluable y trascendental legado para las generaciones posteriores de dominicanos como ejemplo de la lucha y conquista por las libertades públicas.

Igualmente, por la oposición militante contra el sistema dictatorial entonces existente en el país, y, lo más importante, la incansable defensa del derecho que tenía y tiene el pueblo dominicano a vivir en democracia.

En relación a si valió la pena ante el fracaso de las operaciones, Balcácer subraya que los expedicionarios de 1959 en ningún momento pensaron que su proyecto culminaría en un fracaso militar y político. “Nadie se involucra en un proyecto político y militar para derrocar a un tirano feroz pensando de antemano que fracasará en el intento. Todos, pues, asumieron el supremo compromiso de enfrentar y combatir a Trujillo convencidos de que al final lograrían derrocar la dictadura”, expresa.

Le invitamos a leer: Bosch y Peña, del afecto a la discordia

Considera que la gesta valió la pena con el inmenso sacrificio de tantas vidas de jóvenes que se habían visto obligados a tomar el camino del exilio y que solo aspiraban a vivir en su país, pero en el marco de una sociedad democrática, pluralista en la que hubiera trabajo, justicia y equidad para todos.

Causas del fracaso

En cuanto a las causas del fracaso de las expediciones, Balcácer expone que fueron múltiples. Una de ellas es que se subestimó la superioridad técnica y de recursos bélicos de la dictadura, que tenía un firme control sobre la población.

Agrega que los expedicionarios no estaban militarmente entrenados para llevar a cabo en las montañas una jornada de lucha que se prolongara por mucho tiempo, toda vez que carecían de contactos efectivos con organizaciones políticas en las ciudades, y el campesinado dominicano, víctima del terror oficial, se mostró poco empático con los “barbudos”, como les llamaba la propaganda oficial.

Cita que otro de los factores adversos fue que la maquinaria mediática del régimen pudo propalar con cierto éxito la versión de que se trataba de una “invasión” comunista de dominicanos que contaban con el apoyo de gobiernos de América Latina enemigos de Trujillo.

Apunta que el azar también jugó un papel determinante desde el mismo momento en que aterrizó el primer contingente de expedicionarios en Constanza, pues no previeron que al verse obligados a entablar un breve combate con soldados de la dictadura, tal circunstancia alertaría a las autoridades respecto de que se estaba produciendo una “invasión militar”.

Puede leer también: “Treinta de mayo del sesenta y uno, justicia y pan nos falta, recordadlo”

También resalta el hecho de que durante su trayecto para internarse en la sierra de Constanza, los expedicionarios extraviaron importantes documentos y mapas que permitieron que los organismos de seguridad de la dictadura identificaran otros puntos en la isla por donde se producirían desembarcos marítimos, como Maimón y Estero Hondo. Así, cuando las lanchas que transportaban más combatientes llegaron a esas bahías, ya el ejército de la dictadura los estaba esperando.

Temor al olvido

Balcácer teme esta gesta pueda caer en el olvido, ya que hechos y personajes históricos relevantes del pasado dominicano con frecuencia son soslayados y remitidos a un plano secundario. “Abrigo el temor de que si no se adoptan cambios significativos en los contenidos del proceso de enseñanza-aprendizaje de la historia patria, corremos el albur de convertirnos en un colectivo completamente ahistórico, sin una memoria social de la cual sentirnos orgullosos y sin referentes históricos que contribuyan a robustecer la percepción que tenemos de nuestro origen y desarrollo históricos, o, lo que es lo mismo, de nuestra identidad nacional”.

Actos para honrar memoria

El heroico desembarco será recordado mañana,
desde las 9:00 de la mañana, en el Monumento a estos héroes reconocidos como “La Raza Inmortal”, en el Centro de los Héroes.

En el acto Ysabel Vargas, Camila Rodríguez y José Horacio Rodríguez, en representación de la Fundación Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo ofrecerán las palabras de bienvenida. A las 5:00 de la tarde será a develada una tarja en honor.

Le recomendamos leer: ¿Quién le teme a la democracia?

Publicaciones Relacionadas

Más leídas