Expertas dicen en 2009 hubo retrocesos RD; prevén 2010  peor

http://hoy.com.do/image/article/479/460x390/0/8040B2B0-97F8-4069-BC1A-081EEB6CDC5C.jpeg

Exceptuando el mantenimiento de una relativa estabilidad macroeconómica, en la República Dominicana no hubo avances en materia institucional, social ni política durante el 2009, afirmaron   tres expertas.

La socióloga Rosario Espinal, la politóloga Olaya Dotel y la antropóloga Tahira Vargas, al evaluar ayer  el año  2009 coinciden en que fue de retrocesos para  el país, reflejándose estos en   el aumento  del narcotráfico, la delincuencia, la pobreza, la corrupción pública  y la violación de los derechos humanos.

Además, las observadoras sociales y políticas visualizan un   año 2010  muy activo político y económicamente por las prácticas clientelares y corruptas que se desarrollarán hasta  mayo próximo por las elecciones congresionales y municipales. Advierten graves consecuencias después de los comicios.

Triunfó el caudillismo. Para Espinal en el 2009 triunfó el caudillismo, la exaltación y reproducción de las prácticas  corruptas del  líder reformista Joaquín Balaguer.

Asimismo,  Espinal y Tahira  Vargas  coincidieron en que la Constitución que se recién aprobó constituye un retroceso y criticaron las posiciones conservadoras de los partidos oficial y de la oposición, fijadas en un pacto entre  el presidente de la República y del PLD, doctor  Leonel Fernández y el presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Miguel Vargas.

Desde el punto de vista político, dicen, en  2009 hubo un estancamiento, ya que los partidos en vez de afianzar su institucionalidad   se mostraron menos democráticos, evidenciándose esto en las reservas de candidaturas y en los conflictos internos.

En el aspecto económico critican de que a pesar de mantener la estabilidad macroeconómica no hubo bienestar social para la mayoría de los dominicanos, porque el Gobierno no prioriza el gasto ni la inversión.

 En cuanto a la lucha y sanción de  la corrupción, Espinal, Dotel y Vargas dijeron que el  presidente Fernández huye a su responsabilidad y se lava las manos cuando delega  a organismos internacionales enfrentar ese flagelo.

Espinal asegura que se trata de una táctica dilatoria del mandatario por la cercanía de las elecciones y ante la alta percepción de la población de que el actual Gobierno es corrupto.

Grandes vacíos

En lo que tiene que ver con el aspecto social, Vargas dice que hay grandes vacíos porque se han agudizado los problemas en materia de educación, salud. violencia policial y de pobreza en sentido general. Critica las redes de complicidades de los organismos de seguridad y la debilidad institucional, la incapacidad de respuestas por parte del Gobierno y el silencio de las autoridades.

 En tanto, Dotel dice que en 2009 ha habido una regresión y un deterioro de los servicios públicos, así como ve preocupante que la mayoría de los dominicanos vean como único instrumento de movilidad social la corrupción política y el narcotráfico.

Las claves

1.  Perspectivas en el 2010

La primera mitad del 1010 tendrá una carga electoral, una confrontación electoral de vida o muerte porque para el PLD es fundamental ganar las elecciones de mayo, sería la validación de las ejecutorias del Gobierno. Para el PRD es vital que le vaya más o menos bien, de lo contrario habría un cuestionamiento del liderazgo de Miguel Vargas. El PRD necesita generar ilusión. Espinal ve el inconveniente que el PRD está fuera del poder Ejecutivo y de la mayoría congresional y municipal, pero también que no cuenta con recursos.

2.  Más de lo mismo

Tahira Vargas no ve perspectiva de cambios en el 2010, será más de lo mismo: una clase política manipulando a la gente, utilizando la clientela, la corrupción y los recursos del Estado para mantenerse o alcanzar el poder. Mientras tanto una población, en su mayoría joven  asumiendo  el camino más fácil, el microtráfico. De su lado,  Dotel prevé que a mediado del año venidero los dominicanos comenzarán a pagar un alto precio por el endeudamiento del Gobierno  y la ejecución de  una posible reforma tributaria.