Experto del PRD propone medidas antisísmicas

http://hoy.com.do/image/article/484/460x390/0/7F3999F6-DB2A-44E9-AADB-91B468B19911.jpeg

El director técnico del Partido Revolucionario Dominicano (PRD),  ingeniero Roberto Castillo propuso  a la secretaria  de Estado de Educación Superior Ciencia y Tecnología convocar  a todas las escuelas de ingeniería del país  para unificar  los planes y programas de estudios  sobre diseño antisísmico en las áreas de estructuras,  mecánica de suelos y  geotécnica, en un esfuerzo coordinado con la Secretaría de Estado de obras Públicas y Comunicaciones.

Advirtió que el territorio de la República Dominicana está clasificado por los especialistas como una zona de alto y mediano riesgo sísmico, por lo que a su juicio deberíamos estar preparados para un terremoto similar al que se registró en Puerto Príncipe, Haití.

El catedrático universitario y ex Secretario  Técnico del Ayuntamiento del Distrito Nacional recomendó también a la  Secretaría  de Estado de Educación que incorpore en el pensum escolar una materia de orientación sobre desastres  naturales para  promover una cultura cívica sobre la actitud que debe adoptar el Estado y la población ante este tipo de fenómenos, especialmente terremotos y huracanes.

Como tercera línea de acción, el ingeniero Castillo Tió pidió a la Secretaría de Obras Públicas asumir con el todo el rigor necesario la misión de verificar que todos los edificios públicos,  escuelas, hospitales, iglesias y locales deportivos y de diversión, cumplan con las reglamentaciones  técnicas   constructivas  de resistencia sísmica. Propuso igualmente realizar un diagnóstico  de las  edificaciones e instalaciones riesgosas  para  efectuar  los reforzamientos pertinentes.  “Por ejemplo, la  corrección de pisos suaves y débiles, entrepisos sin vigas, fácilmente  detectables, entre la diversidad de errores  estructurales propios de nuestro medio”.

Dijo que todas  las estructuras  deben tener  un aviso de la Secretaría de Obras Públicas advirtiendo sobre sus características antisísmicas, señalando si se corresponden o no con los diseños estructurales de resistencia antisísmica.

“Entre las instalaciones que merecen  una atención especial figuran  escuelas y universidades, centros de producción de energía, acueductos, plantas potabilizadoras y de tratamiento,   restaurantes, hoteles, torres, edificios de apartamentos instalaciones deportivas, centros de salud y guarniciones militares”, apuntó el académico.

Indicó que el territorio dominicano   está clasificado  por los especialistas como  Zona I de alta sismicidad  y Zona II de mediana sismicidad, explicando que en la  primera se incluyen la mayoría de las provincias del Cibao; y en la  segunda,  casi todo el sur y parte del este del País”.

Advirtió que “todos los miembros del Colegio de Ingenieros, Arqutectos y Agrimensores (CODIA) y de  instituciones  oficiales que intervienen en las construcciones y edificaciones en sentido general  tienen que conocer  detalladamente  los mapas  y curvas de isoaceleraciones espectrales  de corta y larga duración  para los niveles de alto, moderado,y bajo riesgo sísmico” 

“Una cuarta línea de acción es la  sanitaria y ambiental. Tanto la Secretaría de Salud Pública, la Secretaria de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales y los ayuntamientos del país, han de disponer  de las reservas de lugar , organización y coordinación con los cuerpos castrenses  para tener  capacidad de respuesta ante un evento que podría ocurrir  en la República Dominicana”, expresó Castillo Tió.

Dijo que “los aspectos principales  que debemos ir resolviendo, se refieren  a la reducción de la vulnerabilidad de las obras de toma de los acueductos; y que los ayuntamientos y los  bomberos, esté dotados de los equipos  para la recolección de escombros y disposición final de los residuos sólidos,  principalmente  rellenos sanitarios y responder adecuadamente  a las operaciones de rescate.

“Lo más importante de todo es el fortalecimiento de nuestras instituciones como expresión concreta  para tener  la capacidad de respuesta ante los eventos que no podemos controlar, pero sí  evitar o minimizar  sus efectos”, subrayó.