Experto internacional dice fracasa “mano dura” en combate a la delincuencia

http://hoy.com.do/image/article/421/460x390/0/18795D9D-2AFE-4EBD-9579-C306A5759D01.jpeg

El método de “mano dura” y represión para combatir la delincuencia fracasó en todo el mundo y de manera especial en los países de América Latina, afirmóDiego Dieguez Ontiveros , experto en derecho penal internacional y juez suplente de la comunidad de San Martín, de Argentina.

Refirió que cada día aumentan más los índices de criminalidad.

“El sistema represivo colapsó en todo el mundo y a lo largo de la historia tampoco ha sido efectivo para reducir la ocurrencia de delitos”,  enfatizó Dieguez Ontiveros.

Dijo que la criminalidad debe ser enfrentada de manera estructural, solucionando las causas del problema, con una política inteligente, participativa y zonal, ya que cada país tiene sus propias características. Advirtió, además, que por sí solo ningún cuerpo policial podrá combatir la delincuencia de manera efectiva.

Agregó que el tema de la delincuencia es un tanto complejo, “y yo no creo que la Policía por si sola pueda reducir ese conflicto, ya que la realidad social de la delincuencia los excede como elemento de represión, por lo que tiene que existir una gran educación y formación de los agentes del orden de la mano con un pago digno que le permita vivir con dignidad”.

Entiende que si se logra que las políticas sociales sean redistributivas entonces se podrá enfrentar con éxito la criminalidad y la delincuencia en poco tiempo. El experto argentino se refirió al tema durante una conferencia titulada “Política Criminal y Derechos Humanos”, organizada por la facultad de Derecho  de la Universidad del Caribe (Unicaribe) que dirige el  jurista Pedro Duarte Canaán.

En su intervención ante decenas de bachilleres, Dieguez Ontiveros refirió que lo ideal  sería  implementar políticas de prevención y no de represión.

Salario adecuado

De igual manera, el experto  en derecho penal internacional dijo que la profesionalización de los agentes policiales y un salario adecuado, es vital para que cualquier sociedad tenga un bajo índice de criminalidad. Lamentó que en Latinoamérica  ser policía representa una salida laboral, y no una cuestión de vocación, lo que deja fuera a los mejores ciudadanos.