Experto predijo colapso crudo prevé acuerdo OPEP

opep im

Los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo deben dejar de pelear por los recortes de producción o corren el riesgo de hacer que la agrupación se vuelva irrelevante para los mercados mundiales, según un analista que predijo el mayor colapso de precios en una generación.
Lo más conveniente para todos los productores es alcanzar un acuerdo que apunte a estabilizar los precios, que ahora son un 61 por ciento más bajos que sus máximos de 2014, dijo Gary Ross, presidente ejecutivo de PIRA Energy Group.
El no implementar un acuerdo podría bajar los precios hasta US$35 el barril, mientras que, si la reunión del grupo a fines de este mes resulta exitosa, el petróleo podría subir hasta los US$60, un alza de más de 30% respecto de los niveles actuales, agregó.
El crudo cayó a menos de US$45 el barril a comienzos de este mes en medio de preocupaciones por la capacidad de la OPEP de implementar un acuerdo para recortar la producción por primera vez en ocho años.
Dos miembros claves de la agrupación, Irán e Irak, sostienen que deberían estar exentos de las restricciones productivas, mientras que Rusia –país que no es miembro– dijo que estaría dispuesta a congelar la oferta si el grupo puede acordar reducciones.
Los ministros se reunirán en Viena el 30 de noviembre para decidir cómo compartir la carga.
“La OPEP tiene que alcanzar un acuerdo para volver a ser relevante”, dijo Ross.
“Nuestra visión es que la recortarán y creo que, si la situación se vuelve crítica, se pondrán de acuerdo colectivamente el 30 de noviembre”, señaló.
Los precios pueden retroceder en medio de un “crecimiento imparable de la oferta mundial” a menos que la OPEP decrete significativos recortes de producción, dijo el jueves la Agencia Internacional de Energía.
Si bien la elección de Donald Trump como próximo presidente de Estados Unidos no es un impulsor clave para el grupo, presionaría a sus miembros para alcanzar un acuerdo, según Ross.
La entidad probablemente logre que los miembros lleguen a un acuerdo porque todos necesitan mayores precios del petróleo, dijo.
Dado que los precios del crudo se desplomaron en enero de más de US$100 el barril a un mínimo de 12 años de US$30 el barril, Arabia Saudita –el principal productor de la OPEP– ha recurrido a sus reservas de divisas para amortiguar el impacto. Gastó US$115.000 millones el año pasado y también planea vender una participación en su petrolera estatal.
Venezuela, en tanto, está canjeando deuda para reducir sus pagos de corto plazo.
“Todos están tratando de hacer lo que más les convenga, que es tratar de cooperar y avanzar y ver que la OPEP sea exitosa”, dijo Ross.
La OPEP sostuvo negociaciones técnicas en su sede en Viena el 28 de octubre para ajustar los detalles del acuerdo de Argel de reducir la producción a entre 32,5 millones y 33 millones de barriles por día.
La reunión concluyó sin acuerdo sobre las cuotas de cada integrante, lo que impidió un convenio con los países no miembros al día siguiente.

El grupo “jugó con el mercado” durante su reunión de septiembre en Argel, ya que el propuesto acuerdo de recortes hizo subir los precios, solo para que volvieran a caer debido a la incapacidad de sus miembros para resolver sus diferencias, dijo Ross.