Experto urge plan de defensa contra inundaciones

El país debe ejecutar de manera urgente un plan de defensa contra inundaciones que  evalúe el potencial inundable de áreas urbanas y rurales y se visualicen los efectos socio económicos negativos que puedan generar esos fenómenos. La propuesta la hizo el ingeniero Gilberto Reynoso, ex director del Instituto Nacional de Recursos Hidráulico (Indrhi), 

Sugirió además analizar los  sistemas de  protección y obras contra el desbordamiento, las que modifican el régimen de las aguas,  y acciones indirectas que comprendan medidas como la ordenación de territorios seguros.

Reynoso, experto en hidráulica, recordó que en el país es muy  persistente el  problema de las inundaciones provocadas por las lluvias.

Lamentó que, pese a ello, todavía esa situación no está en  vías de  solución.

Destacó que a ese problema se le suma   la  creciente intensidad,  la frecuencia y las  catástrofes que acarrea, las cuales  vienen  incrementándose en  los últimos 12 años, relacionándose  con el cambio climático global.

Esta situación es más dramática, observó Reynoso, por los daños ambientales, la pobreza y la carencia de obras físicas.

“Las diferentes regiones del país que se han visto afectadas por las lluvias de las últimas semanas  tienen un denominador común: la fragilidad ambiental, la progresiva degradación de las cuencas y subcuencas de ríos y arroyos, la escasa capacidad económica de sus habitantes, las ausencias de obras de infraestructuras  y de protección adecuadas, que contribuyen a aumentar año tras año el efecto negativo de las lluvias torrenciales y las inundaciones”, expresó.

Cree que ante el grado y la importancia de los potenciales daños se deben priorizar  soluciones  que busquen  sobre todo  establecer metas  fijas  y evitar pérdidas de vidas humanas y aminorar la  situación catastrófica causada a  los sectores más vulnerables.

Las claves

1.  Con carácter de ley

El plan contra inundaciones  debe tener carácter de ley y contar con presupuesto, sugirió  Reynoso.

2.  Un reto

Debe entrañar un constante reto para los gobiernos  encontrar el compromiso  entre la tecnología disponible y las posibilidades económicas para evitar pérdida de vidas humanas y aminorar la posible situación catastrófica en los sectores más vulnerables del país, limitando el riesgo, haciendo que la probabilidad de daños catastróficos  durante los periodos de lluvias torrenciales sea menor.