Expertos debaten sobre salud mental de Trump

19_02_2017 HOY_DOMINGO_190217_ El Mundo8 B

Washington.-Un numeroso grupo de expertos en salud mental está lanzando la voz de alarma sobre la posibilidad de que el presidente estadounidense, Donald Trump, tenga trastornos de personalidad, rompiendo con una norma ética de décadas que prohíbe diagnosticar a personalidades públicas sin consentimiento.
Un grupo de 35 psicólogos, psiquiatras y trabajadores sociales envió el martes una carta al diario “The New York Times” en que mostraban preocupación por “la inestabilidad emocional” de Trump, algo que, en su opinión, lo “incapacita para servir forma segura como presidente”.
“Sus palabras y su comportamiento sugieren una profunda incapacidad para empatizar. Individuos con este tipo de rasgos distorsionan la realidad, para que se adapte a su estado psicológico, y atacan los hechos y a quienes los transmiten, como periodistas y científicos”, asegura la misiva.
En noviembre el psicólogo Nigel Barber aventuraba en el diario digital Huffington Post que Trump tiene rasgos que apuntan a que sufre trastorno de personalidad narcisista, lo que le llevaría a comportarse con falta de empatía, grandiosidad, autoritarismo y necesidad de admiración constante.
Las Asociación Psicológica Americana (APA), que representa a personal relacionado con la psicología en Estados Unidos, mantiene desde 1973 la “Norma Goldwater”, por la cual pide a todos los psicólogos del país que no aventuren diagnósticos de personalidades públicas sin tratarlos personalmente y bajo su consentimiento.
La norma tiene su origen en la campaña presidencial fallida de 1964 del senador republicano Barry Goldwater, quien fue tachado de “paranoico” y “megalomaníaco” por psicólogos en un artículo de una revista. Goldwater posteriormente demandó al medio que publicó las opiniones y el escándalo obligó a la APA a emitir una norma que varios psicólogos han pedido este año que se deje atrás para alertar de los peligros de tener a Trump en el Despacho Oval.
Legisladores demócratas se están sumando a la teoría de la enfermedad mental de Trump para atacar al nuevo presidente e incluso barajar la posibilidad de que se le inhabilite utilizando una enmienda de la Constitución que permite deponer a un mandatario por incapacidad si se obtiene consentimiento de miembros del Ejecutivo y votos de dos tercios del Legislativo.
La congresista californiana Jackie Speier criticó el jueves la “desquiciada” rueda de prensa de Trump, en que por más de 1 hora lanzó ataques contra prensa.