Expertos en impresión 3D crean el primer robot blando

V3

Un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard (EE UU) ha creado el primer robot autónomo completamente blando, al que han llamado Octobot. Tiene la forma de un pequeño pulpo de ocho brazos y para fabricarlo el equipo ha usado varios métodos que incluyen la impresión en 3D. El pulpo tiene una autonomía de entre cuatro y ocho minutos y, según los investigadores, puede sentar las bases para otros diseños de robots blandos mucho más complejos. Hasta ahora, todos los robots blandos se enfrentaban al problema de que los sistemas eléctricos de potencia y control, como las baterías o las placas de circuitos, debían ser de materiales rígidos. El estudio se publica hoy en la revista Nature. La mayor dificultad para los creadores del Octobot fue la de sustituir los componentes rígidos por sistemas blandos que resultas en similares y después juntarlos todos.
“Nuestra investigación demuestra que si se pueden fabricar los componentes de un robot simple con materiales blandos, también se pueden hacer para diseños más complejos”, explica Robert Wood, uno de los directores del proyecto.
Según cuentan los investigadores, el fondo de esta investigación es una prueba de concepto que puede cambiar la forma en que los humanos interactúan con las máquinas. En robótica, los pulpos han servido de inspiración durante mucho tiempo.