Explicaciones científicas a cinco frases populares sobre el amor

amor del bueno

“Moriría si no estoy contigo” y “desde que te vi me enamoré de ti”, entre muchas otras, son frases consideradas clichés en las personas enamoradas.  En este artículo compartimos las explicaciones científicas que avalan cierta veracidad en ellas.

“Me enamoré a primera vista”. Según Agustín Ibáñez, investigador del CONICET y Director del Laboratorio de Psicología Experimental y Neurociencias de INECO, en el amor a primera vista interviene el mismo sistema de recompensa que se activa en las adicciones.

“Sistemas de neurotransmisores que activan el circuito del placer (como la dopamina) pueden activarse rápidamente ante una persona que resulta atractiva, produciendo una sensación de bienestar y apego. El atractivo físico, la fijación de la mirada, la simetría facial, la inteligencia en el hombre y la relación cintura-cadera y la edad en las mujeres actúan como inductores de la experiencia de flechazo”, explicó.

“No puedo vivir sin ti”. De acuerdo a una investigación publicada en el Journal of Psychosomatic Medicine, citada por el portal entremujeres.com, las personas casadas tienden a desarrollar menores niveles de ateroesclerosis que las solteras. Esta enfermedad aumenta las posibilidades de infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares. 

“Se comprobó que quienes desarrollaban menor nivel de ateroesclerosis eran quienes manifestaban vivir una relación de pareja feliz. Así, se interpretó que en los hombres importa más el status (‘estar casado’), mientras que en las mujeres es central que sea un vínculo satisfactorio”.

Además, otro estudio realizado entre más de 500 mil parejas formadas por mayores de 65 años mostró cuánto daña la salud la viudez: el riesgo de muerte aumentó hasta un 21% en los hombres que enviudaron y hasta el 17% en las mujeres.

“El amor es ciego”. Los ingleses Zeki y Bartels hallaron que el amor romántico activa dos procesos cerebrales que favorecen la ‘ceguera’. Por un lado, las áreas que se asocian a la distancia social y a las emociones negativas tienden a reducirse ante la observación de estímulos provenientes del ser amado. A la vez, se activan centros del placer y apego. Así, el enamoramiento parecería producir una fuerte gratificación y un ‘olvido’ de los aspectos negativos.

“Está loco de amor”. El psiquiatra Hagop Akiska  afirma que estar enamorado por más de seis meses puede ser patológico. Akiska analizó a personas enamoradas y encontró que sus niveles de serotonina (un neurotransmisor del sistema nervioso) eran similares a los de los pacientes con trastorno obsesivo-compulsivo.

“Un gran amor nunca se olvida”La explicación científica para esta frase que podría considerarse cliché, es que la amígala, centro de la memoria emocional del cerebro,  fija con más intensidad las situaciones atípicas y desconocidas. Por eso, cuanto mayor sea la información que se grabó hacia ese gran afecto, más reacciones –contra las que no podemos luchar–, va a seguir enviando.

El  neurobiólogo Antoine Bechara señala que aunque la relación haya terminado años atrás, el cerebro sigue disparando imágenes y reacciones corporales, como palpitaciones o dolor de estómago al ver la foto de aquella persona o al sentir un olor que la evoque.